miércoles, 30 de julio de 2014

Día 477 Tomar responsabilidad de mí y este mundo. MDP 12



12.   No esperar por algo o alguien a tomar responsabilidad de mí y este mundo – sino que me doy cuenta que he creado quien y como soy en este momento, por lo tanto tengo la responsabilidad de cambiar quién y cómo soy y así la realización de todos nosotros colectivamente hemos sido los que creamos este mundo tal y como es hoy y por tanto, es la responsabilidad de todos colectivamente cambiar como es y lo que es este mundo hoy. 

Una de las cosas que desde el principio me fascinaron al conocer el mensaje de Desteni fue entender el mecanismo que utiliza nuestra mente para programar nuestra experiencia de vida, sin necesidad de acudir a otras realidades espirituales o esotéricas,  lo cual lleva inexorablemente a enfrentarnos con nuestra propia responsabilidad de vida. Cuando descubrimos como uno se hizo a sí mismo a través de diferentes personalidades, constructos y patrones, como mecanismo de subsistencia de la mente, entonces uno puede cambiarse y expresar su máximo potencial. Es imposible hacerlo añadiendo otra personalidad, que es lo que hacen muchas escuelas de conocimiento, espiritualidad y New Age.

Desde esta perspectiva entiendo que el problema al cual nos enfrentamos consiste en que al no conocer ni el origen ni el desarrollo de lo que se ha hecho uno a sí mismo, y lo que hemos hecho como colectivo en nuestro mundo, no somos conscientes de sus consecuencias. Y en esa ignorancia  no podemos cambiarnos, sino que colocamos paliativos que nada mejora. Ya que solo creamos nuevos estilos de vida que proporcionan nuevas experiencias, confundiendo la novedad con el cambio, sin darnos la oportunidad de revisar, investigar y cambiar nuestra propia existencia.  Lo que hacemos es ir de un extremo a otro,  del amor al odio, de la paz a la guerra, de la abundancia a la escasez,  jugando con las polaridades y la extracción de energía,  para ver si contrarrestamos el sufrimiento que nos ha producido la experiencia anterior, en lugar de prevenir males mayores cambiándonos a nosotros mismos.

Ese es mi proceso en mi Camino Hacia la Vida, explorar y cambiar mi propia mente, y como consecuencia mi manera de estar en el mundo. Cambiar el estado de subordinación a mis propias creencias, ideas, pensamientos, emociones y sentimientos, las cuales eran más importantes que mi propia vida. Confundiendo la Vida con un pensamiento, la ideología o creencia con la propia existencia física, como si un pensamiento que aparece en un momento y desaparece en otro, fuese más que yo mismo.

Entonces al ver de dónde vienen mis pensamientos, emociones y sentimientos, como los bits de mi programación,  estoy viendo en qué me convertí, y a partir de ahí tomar responsabilidad de lo que hice de mí mismo,  y deteniendo definitivamente las consecuencias que afectan al estado de mi mente, al estado de mi cuerpo físico, y al estado del colectivo humano como uno y un todo igual. Así lo vengo haciendo y compartiendo en los posts que he ido caminando en este blog, y tal y como me estoy corrigiendo a través del curso DIP Pro. Donde me he visto que en lugar de dirigirme y tomar control de mi propia vida, había permitido y aceptado que me dominaran las diferentes personalidades  que me había creado. 

Por ejemplo uno de los personajes principales de mi “multipersonalidad” fue al que denominé como “controlador”, en el sentido de que surgía cuando me sentía inseguro en mis relaciones con los demás, utilizándolo como mecanismo para autoafirmarme a través de conseguir que los demás hicieran las cosas a “mi manera”,  y obtener de este modo un grado de poder e influencia. Mi “manera” significa en primer lugar definir la situación/evento como bueno/malo, positivo/negativo, beneficioso/perjudicial para mis intereses. Y en ese definición obtener una experiencia energética de bienestar/malestar, valorando que era lo que más me convenía sin considerar al otro como igual, sino dentro de la relación superior/inferior.  

Entonces lo que descubrí es como ese aprendizaje como controlador se inició en mi infancia al ver como mi padre actuaba, y como yo posteriormente lo interioricé hasta creer que “así es como yo era”, sin darme cuenta que fui yo quien aceptó y permití comportarme de esa manera de acuerdo a lo que veía para mis intereses. Pero no es suficiente con recordar cómo se inició, cuál fue el primer momento en que uno recuerda haber actuado de esa manera, sino también en cómo fue evolucionando esa personalidad hasta convertirlo en “carne de mi carne”, en la transformación de mi cuerpo y mi mente en esa identidad energética.  

Y lo que encontré es que en mis relaciones quería imponer mi punto de vista, mi manera de hacer las cosas, mi manera de entender las cosas, hasta utilizar la subpersonalidad manipuladora para conseguirlo. No dándome cuenta que con ello no solo estaba creando un conflicto en mis relaciones, sino que en lugar de ver, darme cuenta y entender que era un mecanismo de miedo a perder el control de quien era dentro de esa personalidad,  y creer que desapareciendo esa personalidad desaparecía mi identidad, quien yo me reconocía ser, continuaba alimentando energéticamente ese personaje. Así el miedo consistía en perder mi identidad, mi autoafirmación como “personalidad controladora”.

Otra de las consecuencias al no darme cuenta de los mecanismos subconscientes de este patrón mental como controlador, fue que mientras dirigía mis esfuerzos en controlar mi mundo externo a través de mis relaciones, utilizaba otro tipo de estrategia para controlar mi mundo interno, y eso ocurrió a través de diferentes creencias por las que fui pasando dentro de la espiritualidad y esoterismo. Ya que no buscaba soluciones prácticas a los problemas que aparecían, sino que me refugiaba en mundos alternos para sentirme seguro.  Mientras, nada cambiaba en mi realidad física, más que la novedad de las formas en que yo mismo me mudaba de vestuario/escenario como controlador. La prueba está en que seguía con los mismos conflictos y aún se agudizaron más.

Otro punto que apareció en este patrón lo encontré en la dimensión inconsciente, como consecuencia de no tomar responsabilidad de quien yo era ni en lo que me había convertido,  y de lo que yo mismo, como mi propia mente había hecho de mí mismo. Sino que actuaba de forma automatizada debido a mi autoprogramación a la que me había sometido. Así delegué la responsabilidad a mi entorno, el destino, el karma, dios, el poder sociopolítico y económico, o las teorías de la conspiración, o la élite, como quienes tomaban el control de mi propia vida. Así mientras ponía el control en mis propias personalidades  y en mis relaciones, no veía  como la dirección y control de mí mismo la estaba proyectando al sistema del mundo, ni me daba cuenta de cómo ese control externo ocurría mediante las instituciones  y centros decisión sociopolítica.

Lo que entiendo es que él mundo en el que habitamos es el reflejo de la construcción mental de uno y de cada uno de nosotros como colectivo, y que representa nuestra manera de relacionarnos con nuestra propia mente, si así lo quieres ver. Ya que hemos delegado nuestro poder a personalidades psicológicas y a personalidades políticas. Unas para controlarnos dentro y otros para controlarnos fuera, traspasando nuestra responsabilidad a esos personajes que como proyecciones nos dominan en nuestro mundo interno y en nuestro mundo externo.

Por lo que no se trata de crear nuevas estructuras de poder a través de creencias/salvadores o de ideologías /lideres, la cuestión no está en que alguien nos salve en nuestra vida personal o que ningún líder nos salve de los problemas de este mundo, sino que tal como indica este punto de Mi Declaración de vida se trata  de:

“No esperar por algo o alguien a tomar responsabilidad de mí y este mundo – sino que me doy cuenta que he creado quien y como soy en este momento, por lo tanto tengo la responsabilidad de cambiar quién y cómo soy y así la realización de todos nosotros colectivamente hemos sido los que creamos este mundo tal y como es hoy y por tanto, es la responsabilidad de todos colectivamente cambiar como es y lo que es este mundo hoy”. 

Gracias.

Investiga

                                                               by Desteni Art

domingo, 20 de julio de 2014

Día 476 Nadie puede salvarte, sálvate a ti mismo. MDP 10



11.   Nadie puede salvarte, sálvate a ti mismo – la realización de que las herramientas y los principios de Desteni es la guía, sin embargo debo recorrer el camino yo mismo. Estamos aquí para asistir y apoyar el uno al otro en este proceso desde la Conciencia hasta la Consciencia/la VIDA y lo que significa vivir – pero el proceso en sí mismo, donde tú estás a solas contigo mismo en tu propia Mente: se camina solo. 


Es curioso observar como en una larga etapa de mi vida intenté  encontrar a un ser superior o una divinidad para que me salvaran de la mediocridad de mi existencia. Después recurrí a la teoría de alinearme con mi dharma, en el sentido hinduista de la ley universal de la naturaleza, alineándome para salvarme de mi ceguera como ser humano, y así elevarme hacia un conocimiento de mi pasado, mi presente y mi futuro. Lo cual queda muy bien para la línea New Age, pero no son más que frases vacías sin ninguna substancia, tal cual experimenté.

En  esos lugares encontré que efectivamente uno tenía que cumplir ciertas normas y leyes pero en última instancia solo sería la “gracia de Dios” o el toque del gurú el que podía darte la iniciación para entrar en la senda de los elegidos, por lo que siempre había alguien superior que te abría ese camino, dependiendo de su benevolencia y simpatía.

Me doy cuenta que en el sistema de conciencia como salvación por parte de un ser superior, ocurre también en el sistema del mundo en el área de la política, donde esperamos un líder que tenga el carisma para guiarnos y nos lleve a un sociedad más justa. Pero ni uno ni otro modelo nos ha servido para hacer de la propia vida ni la de los ciudadanos una diferencia que produzca una corrección personal permanente, ni haya permitido que evolucionemos hacia una sociedad que considere a todo individuo como alguien que debe ser apoyado desde el nacimiento hasta la muerte en igualdad de condiciones. Así nadie hará nuestra función ni cambio por nosotros, ni nadie cambiara las condiciones de vida sino lo hacemos nosotros mismos.

Eso fue lo que exprese hace unos días durante la participación en la constitución de un grupo de trabajo de mi barrio/distrito de un partido político de reciente aparición, PODEMOS. Pude observar  que cada día nos añadimos personas que nunca hemos participado activamente en política, pero que muchos empezamos a darnos cuenta que la responsabilidad es individual y colectiva, y que requiere de la participación de una mayoría social para que el cambio hacia una democracia más transparente y directa pueda aplicarse en este “Reino de España”. Y en ello proponer soluciones que ponga las instituciones al servicio de los ciudadanos y no las instituciones al servicio de las oligarquías como hasta ahora. Ya se está trabajando para que eso sea posible a nivel de barrio/distrito, ciudad, región y estado.

Entonces la salvación que aparece por la mano de otros, ser superior/oligarquía, siempre tiene su contrapartida. Por una parte la supresión de uno mismo, y por la otra el sometimiento de los ciudadanos. Por lo que la alternativa es convertirse uno mismo en el centro de su propio poder educándose  para tomar sus propias decisiones con total consciencia, y obtener las habilidades y conocimientos necesarios para desarrollar su máximo potencial, y poder verse como quien se dio así mismo en lo que tuvo, como uno e igual, integro.

Gracias,

Investiga




martes, 15 de julio de 2014

Día 475 Hacer el Amor Visible. MDP 10



10.   Hacer el Amor Visible – a través de no aceptarme/permitirme nada menos que mi máximo potencial, apoyo a aquellos en mi vida a alcanzar su máximo potencial, amarlos como me he mostrado amor a mí mismo al regalarme mi máximo potencial, la mejor vida/experiencia de vida y mostrar a otros como me he mostrado a mí mismo lo que significa VIVIR. 


Durante mucho tiempo utilicé la palabra amor, en mis relaciones con los demás y conmigo mismo, como un afecto intimo hacia una persona, o como sentimiento espiritual, o como energía vibracional que podía sentir en mí cuerpo, de manera que esas sensaciones que experimentaba las hacia visibles a través de sexo, abrazos, percepciones internas de expansión de mi conciencia como ego, y demás expresiones que mostraban mi aceptación hacia la otra persona o hacia mi mismo tal cual era en la totalidad.

Uno en esos momentos no ve las debilidades o imperfecciones, sino que se introduce en una ola de sentimientos que todo lo elimina. Y sin embargo nada ha cambiado más que el estado de la propia mente, encontrándose poseído por la energía que ha puesto en la palabra amor y en sus expectativas.

Los desajustes personales y conflictos personales e interpersonales continúan igual, y no es suficiente que su mirada esté enfocada en la experiencia energética para cambiarlos,  sino todo lo contrario,  refuerza la propia percepción de sí mismo y del otro creyéndose que esa experiencia producirá un cambio en su individualidad. No dándonos cuenta  que ese sentimiento durara hasta que agote esa energía o se polarice en una emoción de odio.

Por ello entiendo que el amor en estos términos- aceptación de la otra persona tal cual es-, implica en la mayoría de ocasiones, aceptar también su personalidad múltiple, sus abusos secretos, su agresividad, sus pensamientos polarizados y su separación de la realidad, como auténticas paranoias. En definitiva se utiliza la palabra amor como una ocasión para mostrar la aceptación de la otra persona tal quien es en ese momento, sin darnos cuenta que estamos aceptando su sistema de conciencia como esclavitud, y como tal se manifestará en otro momento, quizá no muy lejano, si así lo quieres ver tal sucede. Pues en nuestro mundo vemos continuamente como el sentimiento se sustenta y polariza por una emoción: amor/odio.

Entonces lo que entiendo por “hacer el amor visible”, en primer lugar es ver que no es un sentimiento/emoción, sino uno “decisión” de hacer de la vida lo que es mejor para uno y para todos en igualdad, que se concreta como “no hacer a los demás lo que no nos gustaría que nos hicieran” (no veo otro acto de amor más grande que este hacia uno mismo ni hacia los demás). Pues como vemos en nuestro mundo el amor aparece como polaridad y exclusión, amor/odio preferencia/indiferencia, de manera que tomamos a las personas objeto de nuestro amor como personas preferentes y al resto como quienes “no tenemos nada que ver”. 

En este sentido “hacer el amor visible” es apoyarme incondicionalmente para expresar mi máximo potencial, y eso significa que uno desarrolla la capacidad de empoderarse así mismo en lo físico, de dirigir su propia vida con total independencia y gobierno de sí mismo, y en ello no aceptar ni permitir, ni más ni menos de quien soy, uno e igual a todos. De este modo el amor deja de ser un sentimiento/emoción desde la polaridad energética. Y lo que aparece es que uno también apoya incondicionalmente a otro, no aceptando ni permitiendo dentro de uno, y en lo posible afuera, que deje de ser ni menos ni más de quien es.

Es decir, en el proceso que voy caminando desde la “honestidad como uno mismo” me doy cuenta que he adoptado diferentes roles/personalidades, con el deseo de sacar ventaja/interés, o como adaptación de supervivencia. Por lo que me he visto que quien era, actuaba como una caricatura de mí mismo en el que reprimía mi individualidad para mantener una posición favorable/interesada, o la aceptación de los demás. Y como consecuencia en la medida en me voy descubriendo en mis patrones mentales, voy viendo con más facilidad los patrones por los que otras personas se están dirigiendo.

Este punto de mi Declaración de Principios de “Hacer el amor visible”, va en la dirección de no aceptar ni permitir convertirme en un individuo reactivo, sino estable e integrado en la mente y lo físico. Y desde la estabilidad y el silencio de mi mente  apoyarme y apoyar a otros incondicionalmente a alcanzar el máximo potencial y descubrir lo que en realidad significa vivir. 


Me comprometo a seguir viéndome a través de la escritura y la aplicación de las herramientas que propone Desteni para liberarme. Entendiendo que es un camino que estoy realizando para ver como he colocado las palabras para construir mi propia mente, que como una carga energética he llevado a lo largo de mi existencia y de la que soy responsable.

Me comprometo a utilizar esta responsabilidad como elemento para empoderarme, de manera que en la medida en que me voy deconstruyendo de las diferentes personalidades, pueda ir apoyando incondicionalmente a todos por igual, y así cumplir mi Declaración de "Hacer el Amor Visible", como la decisión de desarrollar mi máximo potencial y apoyar a otros en su empeño.


Gracias,

Investiga



                                                               Desteni Artists



domingo, 13 de julio de 2014

Día 474 Vivir el principio de confianza en uno mismo. MDP 9




9.      Vivir el principio de confianza en uno mismo – como me comprometo a mí mismo a permanecer constante en mi vivir en honestidad como uno mismo, responsabilidad de uno mismo y consciencia de uno mismo, me levanto como una confianza inquebrantable que siempre en todos los sentidos yo sé quién soy, no importa lo que encare y que en esto yo sé, como me probé en la constancia de mi vida, que siempre honraré y me levantaré por lo que es mejor para todos y así también por lo que es mejor para mí.


Este es un principio por el que voy trabajando y avanzando día a día ya que con anterioridad me reprochaba o me suprimía a mí mismo en mis relaciones interpersonales y en aquellos lugares donde tenía que participar, juzgándome y exigiéndome cuando suponía que mi intervención estaba por debajo de mis posibilidades,  y no “estar a la altura de las circunstancias”.  En definitiva participar del patrón mental de creerme menos y experimentarme con autoexigencia, en el sentido de no ser lo suficientemente aceptable para mí mismo, con el consiguiente rechazo en y como me manifestaba. 

Lo que he encontrado al respecto, desde que vengo aplicando las herramientas de Desteni,  es que por más de tres decenios, estuve desarrollando un mundo interior a través de la espiritualidad, esoterismo y demás escuelas energéticas, donde me cree/creí un mundo paralelo por el que movía sin más frontera que la energía que acumulaba dentro de mí para obtener una experiencia energética/místico/psicótica, pero sin la necesidad de confrontarlo con la realidad, y creyéndome en superioridad a los demás. - Es fascinante como actúa la mente: uno se valora negativamente en sus relaciones con su mundo afuera, y como polaridad uno se experimenta positivamente y como superioridad en su mundo interno. Claramente había una descompensación y me situaba dentro de mi propia paranoia. Así, dentro de mi burbuja fui capaz de verme como quien tenía el control y el poder para dirigir mi propia experiencia, sin darme cuenta que ese mundo de fantasía/imaginación no servía en absoluto para solucionar los problemas básicos de mi existencia. Sino al contrario los aumentaba, ya que al viajar por esos mundos dentro de mi cabeza me servía como justificación para verme que era un individuo con experiencias excepcionales, creyendo que mi dosis de autosatisfacción sobre mi propia vida quedaba cumplida.

Lo que quiero señalar con todo esto es que no es lo mismo la autoconfianza que uno se puede crear como mecanismo de compensación en la que uno utiliza una vía alternativa a lo que está aquí como lo físico, como la espiritualidad, esoterismo, religión, drogas, incluso el sexo como otra forma de expresión de la mente y esclavitud del cuerpo (ver la serie Impactantes Secretos de la Masturbación, de descarga gratuita)  u otro tipo de adicción de la mente, a diferencia de lo que implica la confianza en uno mismo donde uno  permanece constante en vivir en honestidad como uno mismo, responsabilidad de uno mismo y consciencia de uno mismo.

Para llegar aquí he tenido que caminar/investigar por un tiempo mi propia mente para no llevarme a engaño y ver desde donde me estaba relacionando y desde donde estaba viviendo. Ya que sin esta condición previa es fácil que uno  crea ser lo que no nunca fue y rechazar de otros el terreno que está pisando. O lo que es lo mismo no darse cuenta que está poseído por múltiples personalidades que definen como se experimenta sin darse cuenta de su propia mascara. Esto es lo que estoy viendo, eliminando/purificando dentro de mi mente,  y voy escribiendo para liberarme ya que me da la oportunidad de verme a mí mismo mediante las palabras por las cuales me he definido ser. De ahí el dicho. “No importa quien creas ser en tu interior, son los actos y las palabras quienes nos definen”. Pero no confundamos la manipulación de las palabras para utilizarlas para crear una impresión en los demás, con la honestidad como uno mismo.

Por todo ello en este punto de Mi Declaración lo que voy viendo es que existe dentro de mí una mayor confianza en mí mismo, en el sentido arriba descrito, en donde puedo levantarme con mayor confianza, ya que me doy cuenta que hay más áreas de mi vida donde puedo decir que mi existencia depende absolutamente en la manera que dirijo mi mente, y esa dirección la voy  realizando con una mayor atención en lo que está ocurriendo en mi mente en cada momento, por lo que ya no estoy tan controlado por patrones mentales, proyecciones o miedos, sino en una mayor consciencia de mí mismo. De aquí que esa confianza en mí mismo sea el resultado de este trabajo previo, por el que puedo levantarme con este punto de Mi Declaración de Vida.


Me comprometo a seguir investigando para liberarme, ya que me doy cuenta que en la medida que voy deconstruyendo mis personalidades puedo verme quien soy en cada momento, en el sentido de no permitir convertirme ni más ni menos de quien soy.

Me comprometo a mantener la constancia para honrar mi propia vida y hacer lo mejor para uno mismo y para todos en igualdad, siempre y en todo lugar.

Me comprometo a apoyarme incondicionalmente en toda circunstancia y sin juicios, ya que entiendo que lo que no pueda darme a mí mismo no puedo ofrecerlo a otros, ya que no existiría como yo mismo, sino como una máscara.

Gracias,

Investiga


                                                           

                                                                by Andrew Gable



sábado, 12 de julio de 2014

Día 473 Estar a “la altura de las circunstancias”

   
Este artículo es continuación del Día 472 Tomar responsabilidad de otros. MDP 8 donde estuve compartiendo mis dificultades/conflictos cuando me comunico con otra persona, en la que aparecen prejuicios y exponiendo respuestas de autodefensa, en lugar de encontrar la mejor solución para uno y para todos en igualdad. Tal y como expuse en el artículo arriba indicado:

A partir de ese momento me doy cuenta con más claridad del problema en mis relaciones, de las discusiones, tensiones y enfrentamientos dialécticos, donde quería defender mi postura no para buscar una solución o entendimiento sino para reforzar el ego de mi mente. Así, me doy cuenta que el problema en mis relaciones es el juicio que establezco hacia una persona o situación, donde observo que no es más que la inseguridad que presento por no estar a la “altura de las circunstancias”, o no dar una imagen de solidez intelectual, en el sentido de verme un hombre con experiencia y conocimiento, lol.

Partiendo de este patrón mental voy a investigar lo que hay dentro de mi mente que impide ponerme en los “zapatos del otro” y hacer de la comunicación una posibilidad de entendimiento mutuo y no una lucha de complejos, polaridades y egos.



Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado tener prejuicios sobre otra persona cuando establezco un intercambio de opiniones, no dándome cuenta que la opinión es solo un punto de vista que surge desde el conocimiento/información que uno tiene sobre un tema.  No dándome cuenta que cuando hay una disputa lo que había detrás de mí comunicación es ver hasta donde llegamos cada uno en la acumulación de datos, y como ego de la mente

En y cuando me vea a mí mismo tener prejuicios sobre otra persona cuando intercambio opiniones, me detengo y respiro. Me doy cuenta que durante mucho tiempo he establecido una relación entre la información y el poder. De manera que cuando veía a una persona informada la miraba con admiración debido a su grado de razonamiento al que había llegado después de la acumulación de datos y su reflexión, como por ejemplo un intelectual o lo que se denomina hoy día en el mundo de la mass media, “líderes de opinión”. En realidad no es más de lo que puede ofrecer wikipedia, o una investigación concluyente que uno pueda realizar, lol. En lugar de ser una acumulación de datos, entiendo que la comunicación consiste en entender no solo la información propia y la que el otro transmite, sino en comprender lo que en realidad quiere uno decir mediante las palabras, debido a que hemos convertido las palabras en producto de nuestra imaginación/manipulación y no en lo que significan según el diccionario, como podemos ver en la mayoría de políticos, economistas y abogados. Por lo que cuando exponga mi perspectiva intentaré ser lo más preciso en lo que quiero decir, sin más intención que lo que digo, ni más, ni tampoco menos de lo que las palabras significan, estando dispuesto a cualquier aclaración.


Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar a un intelectual o líder de opinión como una persona con poder, no dándome cuenta que soy yo mismo quien coloca a la otra persona en esa situación de privilegio y ascendencia sobre mí, según mis propios valores personales.

En y cuando me vea a mí mismo relacionar y definir a un intelectual o líder de opinión como una persona de poder, me detengo y respiro. Me doy cuenta que las personas son lo que permitimos y aceptamos definir según la interpretación de cada uno, observando que el mío está en función de ver a otra persona como una fuente enorme de datos, que uno conserva como información/conocimiento intelectual, y no en cuanto ejemplo de vida que actúa en equidad como lo que es mejor para todos. Por lo que en lugar de colocar a un individuo en la posición de líder con poder/ascendencia sobre mí, tomaré la iniciativa de empoderarme a mí mismo, utilizando la información/conocimiento como posibilidad de aplicación práctica en los problemas que me surjan, o que se produzcan en mi entorno. De este modo me daré apoyo incondicional, considerando a los demás como iguales. Por lo que en mi comunicación no habrá nadie a quien exaltar y nadie a quien humillar.


Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado utilizar la comunicación para reforzar el ego de mi mente, y no como la posibilidad de encontrar una mejor solución a los problemas que aparecen día a día.

En y cuando me vea a mí mismo utilizar la comunicación para reforzar el ego de mi mente, me detengo y respiro. Me doy cuenta que el ego de mi mente busca el interés personal intentando sacar beneficio de toda situación para enaltecerse. Por lo que en lugar de ello, buscaré que mi comunicación no sea una oportunidad para reivindicar mi conocimiento, sino como medio para encontrar conjuntamente una solución práctica, donde todos ganemos en igualdad y derechos.


Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado utilizar la comunicación para salir reforzado en mi propuesta y de esta manera verme autosatisfecho por mi conocimiento/información, en detrimento de la otra persona.

En y cuando me vea a mí mismo utilizar la comunicación para salir reforzado en mi propuesta y en ello obtener la ganancia de la autosatisfacción en detrimento de la otra persona, me detengo y respiro. En lugar de ello buscaré el consenso sin condicionamiento, sino dando a conocer mi perspectiva,  no viendo la comunicación como un espacio de vencedores y vencidos, sino una oportunidad para dar lo mejor de mí,  ofrecer la mejor solución que sea lo mejor para uno y para todos en igualdad.


Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que si no estoy a “la altura de las circunstancias” dando una perspectiva interesante me sentiré insatisfecho conmigo mismo y me juzgaré como poco preparado e inferior.

En y cuando me vea a mí mismo creer que no estoy a la “altura de las circunstancias”, me detengo y respiro. Me doy cuenta que hay en mí una compromiso por entender mi propia mente y el mundo actual, pero ello no es excusa para exigirme lo que no tengo todavía, en cambio me comprometo a ofrecer la mejor respuesta posible de mí en cada momento. De esta manera tomo responsabilidad por lo que voy conociendo de mí mismo y del mundo actual, intentando dar lo mejor de mí, aun siendo consciente de que todavía queda mucho por depurar, por lo que iré avanzando no solo en la comprensión de mí mismo sino en apoyar a otros de la misma manera en que me apoyo a mí mismo, es decir incondicionalmente.


Compromisos

Me comprometo a seguir investigando los patrones de mi mente en relación a la comunicación con los demás, pues me doy cuenta que cuando uno no se pone en los “zapatos del otro” y hace el esfuerzo de comprender su punto de vista en la máxima dimensión posible, uno corre el peligro de utilizar el intercambio de opiniones para establecer proyecciones, miedos y complejos personales.

Me comprometo a establecer una comunicación desde la igualdad donde uno no solo tiene la oportunidad de aprender del otro, sino que uno puede entender los sistemas de conciencia/patrones mentales predominantes en uno mismo y en los demás.

Me comprometo a avanzar en la humildad y la paciencia necesaria conmigo mismo y con los demás, para desarrollar el punto de “dar como me gustaría recibir y hacer el extra cada día de ver dónde puedo contribuir a las vidas de otros y así también a mi propia vida”.

Gracias,


Investiga




lunes, 30 de junio de 2014

Día 472 Tomar responsabilidad de otros. MDP 8



8.      Con el tomar responsabilidad de mí mismo, volviéndome consciente de mí mismo – tomo responsabilidad y me vuelvo consciente de otros en mi vida, para asistirlos y apoyarlos como estoy asistiéndome y apoyándome a mí mismo – dar como me gustaría recibir y hacer el extra cada día de ver dónde puedo contribuir a las vidas de otros y así también a mi propia vida. 


Ya estuve viendo en el punto 5  el camino que estoy realizando para tomar responsabilidad mí mismo como mis pensamientos, palabras y acciones, no con el propósito de machacarme, lol, sino para hacerme cargo y ser consciente de las consecuencias de vivir como creador de mi propia vida. Y aquí quiero avanzar en este punto 8 con el enunciado que se refiere a “tomar responsabilidad y hacerme realmente consciente de otros en mi vida para asistirlos y apoyarlos como como estoy asistiéndome y apoyándome a mí mismo”.

Lo primero que encuentro en mis relaciones con los demás es que yo soy el principal obstáculo que impide crear un entendimiento, pues me doy cuenta que en la mayoría de ocasiones mi punto de partida es el prejuicio. En el sentido de que es el primer rechazo/resistencia con el que me presento ante un individuo o situación, para conservar mi autoimagen. Entonces cualquier cosa que suceda dentro de esa comunicación solo servirá para sustentar y apoyar mi propia creencia sobre el otro. Siendo consciente de esto, para solucionarlo, no puedo dejar de revisar mi mente y estabilizarme para que las palabras que surjan de mi boca o en la escritura no apoyen no surjan de una reacción mental. 

De hecho todo el proceso que estoy llevando con las herramientas de Desteni y lo que he caminado hasta aquí, en parte consiste en investigar y reflexionar sobre la manera en que me relaciono con los demás, ya que mirando esas relaciones estoy encontrando los patrones, condicionamientos y mecanismo que utiliza mi mente para apoyar una determinada personalidad/personaje que como entidad energética le he dado cabida, hasta dominar y dirigir quien soy yo en mi mente.

Una vez que voy desmantelando estas estrategias y recursos que mi mente ha utilizado por largos años, y que voy encontrando dentro de mí a través de la “honestidad como uno mismo” consigo avanzar en mi propia integración como individuo. De manera que puedo mirar y ver a los demás desde el punto de partida que no tengo nada que defender intelectualmente, nada que ganar ni nada que perder, sino plantear un punto de vista apelando a la búsqueda del sentido común, como lo que es mejor para uno y para todos en igualdad.

A partir de ese momento me doy cuenta con más claridad del problema en mis relaciones, de las discusiones, tensiones y enfrentamientos dialécticos, donde quería defender mi postura no para buscar una solución o entendimiento sino para reforzar el ego de mi mente. Así me doy cuenta que el problema en las relaciones es el juicio que establezco hacia una persona o situación, donde observo que no es más que la inseguridad que presento por no estar a la “altura de las circunstancias”, o no dar una imagen de solidez intelectual, en el sentido de verme un hombre con experiencia y conocimiento, lol.

Esta necesidad de definir y catalogar a los demás dentro de un cajón mental/carpeta me he dado cuenta que solo sirven para verme con seguridad para enfrentarme a otros, y aún más me doy cuenta que en esas situaciones me convierto en un individuo o bien agresivo,  o amable, o tolerante, o comprensivo, o complaciente, etc. No dándome cuenta que en esa situación dejo de ser yo mismo para convertirme en una tipología de personalidad, como reacción a la imagen que quiero dar, y no como quien soy en realidad.

Todo esto impide que sea una comunicación real donde cada uno expone su perspectiva como expresión de uno mismo, en cambio se convierte en una relación de personajes donde cada uno busca aumentar su propia autoestima a base de conservar la imagen/mascara que uno se ha creado, o simplemente salir ganador en el enfrentamiento creyendo que con  mejores argumentos intelectuales, mayor información, mejor dialéctica, etc., uno se ve superior a otro, cuando solo forma parte del ego de la mente.

Por lo que voy viendo el problema no está en la comunicación en si misma sino el punto de partida, en la relación de mi mente y yo mismo, previa al inicio de la comunicación. Se trata de ver ese punto de partida, y saber escuchar no ya mi mente desde la reacción, sino mi mente estable integrada en mi cuerpo físico sin ninguna tensión, y desde aquí oír las palabra concisas con las que uno mismo y la otra persona nos comunicamos. Y si hay una palabra en la que se puede dar una concepción distinta, un matiz diferente aclararlo, y no continuar la conversación con suposiciones que puedan llevar a la distorsión del mensaje.

A partir de este punto de compresión de uno mismo y del otro, como punto de unicidad e igualdad, uno puede acercarse a otro sin ninguna pretensión más que la de buscar soluciones, en lugar de crear reacciones emocionales, que en ultima instancia no son mas que manifestaciones del propio conflicto. Aquí uno deja de escuchar su mente, con conversaciones internas, donde elabora las respuestas mientras la otra persona habla, sino que uno aprende a escuchar no ya desde la propia distorsión,  sino desde  la expresión del otro mediante palabras.

Una vez desaparecido todo el ruido y siendo consciente de lo que las palabras significan en la comunicación, como la expresión de uno mismo, puedo tomar responsabilidad y me vuelvo consciente de otros en mi vida, de manera que puedo asistirlos y apoyarlos como me estoy asistiéndome y apoyándome a mí mismo. Y en este sentido hacer un extra cada día de ver dónde puedo contribuir a la vida de otros y así también a mi propia vida, tal y como muestra esta Declaración.


En el siguiente post aplicaré las herramientas de Desteni para seguir desmantelando las estrategias de mi mente en relación a la comunicación con los demás.

Gracias, 

Investiga



                                                           

                                                                  Art by Andrew Gable








sábado, 28 de junio de 2014

Día 471 Vivir el Principio de Consciencia de Uno Mismo. MDP 7


7.      Vivir el Principio de Consciencia de Uno Mismo – ser consciente, ver, reconocer mis propios pensamientos y mi propia Mente, ser honesto como uno mismo al grado en el cual puedo tomar responsabilidad cuando veo que mis pensamientos / mi Mente no es lo que es mejor para mí / otros y comprometerme a inmediatamente tomar responsabilidad y cambiar por mí mismo e igualmente para otros.


Este punto de mi Declaración de Principios significa un gran cambio en la percepción de mí mismo, pues con anterioridad a este proceso no había visto en detalle la diferencia entre lo que indica la consciencia de uno mismo y la conciencia. En inglés está bien diferenciado con las palabras awareness (consciencia)  y  consciousness  (conciencia). Para poner claro el punto de partida a lo que me estoy refiriendo expondré su significado.

Por conciencia (awareness) la RAE lo define como "Actividad mental a la que solo puede tener acceso el propio sujeto". En psicología "Acto psíquico por el que el sujeto se percibe a sí mismo en el mundo". En cambio por consciencia (consciousness) la RAE lo define como un proceso de “darse cuenta”: conocimiento inmediato que el sujeto tiene de sí mismo, de sus actos y reflexiones.

Para ir un poco más allá diré que la conciencia hace referencia a un sentido moral, y al mismo tiempo expresa un conocimiento reflexivo de las cosas. Ejemplo: “Mi conciencia me dice que debo actuar en aquella dirección”;  a lo que se le supone un conocimiento al que ha llegado uno debido a su actividad intelectual, por lo que entraría en un juicio personal de carácter moral sobre lo que es bueno y malo. 

En cambio consciencia se refiere al conocimiento inmediato que el sujeto tiene de sí mismo, de sus actos y reflexiones. Por ejemplo cuando una persona ha tenido un accidente el profesional sanitario en primer lugar se interesa por su grado de consciencia, por su capacidad de responder por sí mismo. Por lo que esa capacidad inmediata del ser humano de verse y reconocerse a sí mismo es lo que se refiere cuando uno está consciente, en el sentido de darse cuenta, a diferencia de la conciencia que señala  juicio moral.

Después de esta introducción, quiero decir que me he dado cuenta que a lo largo de los años fui desarrollando y ampliando mi conciencia a través de la información/conocimiento pero que esa actividad mental que realizaba no me sirvió ni para cambiarme a mí mismo, ni mi entorno, sino para entrar en diferentes planos de la mente, como ya he ido exponiendo a lo largo de este blog. En cambio la aplicación de la consciencia me está sirviendo no solo para hacer una introspección y reflexión sobre mis actividades pasadas, sino especialmente para darme cuenta de cómo estoy existiendo aquí, en mí ser en la mente y en mi cuerpo físico. Pues ya no es una actividad separada de mi realidad física a la que llego a diferentes conclusiones, sino para ver que mis actividades tanto dentro de mi mente como afuera en lo físico puedo verlas, detenerlas y cambiarlas, si es que me aplico en la honestidad como uno mismo y tomo responsabilidad por lo que ocurre.

Así el propósito de este punto de la Declaración es ser consciente de quien soy en cada momento. Y eso significa ir ampliando la presencia de mi ser dentro,  y dejar de existir bajo la merced de los estímulos externos que han dirigido mi conducta y  arrastrado a reacciones de las que no he tenido control, sino ver, darme cuenta y entender que mi participación en este mundo debe partir del empoderamiento que proporciona la consciencia de quien soy en cada momento.

Todo este proceso de ser consciente quien soy en cada momento es lo que voy realizando a través de la escritura en este blog, en privado y DIP Pro, donde voy exponiéndome a mí mismo los pensamientos, imágenes, conversaciones internas, sentimientos y emociones que han guiado mi conducta hasta estos días. Esa aplicación me está llevando a descubrir con mis propias palabras la manera en que me he creado múltiples personalidades y personajes, que como mascara y distorsión de quien soy habían tomado el control de mi conducta. Así lo he visto, por ejemplo, en mis personalidades, como Controlador,  Manipulador,  Presuntuoso, DiscapacitadoHeridoEspiritualImaginarioNerviosoCalculador, etc

Por último este proceso con respecto a la consciencia de uno mismo se asienta en dos bases: en la honestidad como uno mismo, haciendo  una clara referencia a que no me ocultaré a mí mismo ningún pensamiento, sentimiento y emoción que haya realizado, por mucho que me duela; y en la responsabilidad, donde me hago cargo de las consecuencias de mis palabras y acciones que se hayan producido tanto dentro de mí, existiendo en la mentira, automanipulación y separación de mí mismo, como en mi entorno, siendo consciente que con mi participación estoy cocreando el mundo que vivimos, por lo que tomo mi parte para corregirme y corregir lo que produzco en este mundo. Esto es lo que entiendo y aplico hasta este momento en esta Declaración de Vivir el Principio de Consciencia de Uno Mismo.

Gracias

Investiga

                                                             by Desteni Artists