domingo, 9 de diciembre de 2012

Día 229. Preparándome para la Ascensión 21-12-12. La Energía. Parte 2


Preparándome para la Ascensión es una serie de artículos que estoy realizando para exponerme y compartir la relación de este fenómeno de la mercadotecnia de la New Age con la Energía, es decir con la creación de un movimiento de “conciencia planetaria” como plataforma para desarrollar las “cualidades” para Ascender a la 5ª dimensión en el 21-12-12 como inicio de una nueva era.  Una copia/plagio de la religión cristiana sobre la Ascensión de Jesús a los Cielos (Lucas 24:50-51)  que utiliza la nueva religión de la New Age, en la que sustituye la fe en Jesús, en la fe en la energía.

Este post es continuación de:

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido a mi mismo creer que existe la energía, como si fuera una creencia en un dios, como la omnipotencia y la omnipresencia que tiene una inteligencia superior.

En y cuando me vea a mi mismo pensar que existe la energía como una creencia como si tuviera vida propia fuera de la mente, me detengo y respiro. Me doy cuenta de que la energía es un principio de la mecánica, de la termodinámica, de la física, etc,  donde en los círculos esotéricos y de New Age se le atribuye unas propiedades curativas y transformadoras, donde lo que he experimentado por más de 30 años es que todo ello corresponde más a una creencia que a una realidad, y donde nada se movió que no fuese como la mente, siendo la mente origen y final de la energía. Así cuando un individuo está cansado se le indica que está bajo de energía, cuando en realidad el cuerpo humano permanece siempre estable, siendo la mente quien dirige/valora/juzga como es que se siente, creyendo que los pensamientos son el cuerpo físico, sin saber cómo es que un pensamiento aparece. (Se puede investigar en la serie Mente Cuántica).

Me comprometo a permanecer estable como lo físico viendo donde es que soy deshonesto conmigo mismo como la mente, lo cual interfiere en los procesos físicos como energía de la mente. Me comprometo a seguir investigando como es que en mi cuerpo físico aparecen síntomas como interferencia de la energía de la mente.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer en la energía, como la nueva religión de la New Age, como si tuviera la capacidad de juzgar lo que es aceptable e inaceptable, buena/mala energía, y donde existe un lugar/estado, como el cielo o infierno, donde puede conducirme según mi frecuencia vibratoria.

En y cuando me vea a mi mismo creer que la energía es la referencia de mi estado vibratorio/espiritual, me detengo y respiro. Me doy cuenta de que a la energía se le ha dado un valor sagrado, siendo los chacras sus altares y la Kundalini la tierra prometida. Me doy cuenta de que después de experimentar por unos años 15 años ese tipo de energía de la mente generada por pensamientos,  emociones y sentimientos, es decir del sistema de la mente, nada cambio en mí como lo físico, sino como la ilusión/engaño de la mente.

Me comprometo a permanecer en y como lo físico, dándome cuenta de que no existe en este mundo físico ningún lugar sagrado ni en mi cuerpo ni en la Tierra, más que los lugares donde el ser humano ha realizado cultos a dioses del cielo, que no ven más que dentro de la imaginación de su mente, sacri-ficando a seres humanos y animales, y posteriormente sacrificando el cuerpo físico a través de la mente.  Sin darnos cuenta que nos enfocamos más en el estado de la energía/mente que en el  estado real del cuerpo físico.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer que teniendo un alto grado de energía en mi mente podre ascender a una 5ª dimensión, donde podré gozar de las capacidades más insospechadas: telepatía, teletransportación, viajes planetarios, comunicación con extraterrestres, etc.

En y cuando me vea a mi mismo existir como la creencia de que teniendo un alto nivel de energía en mi mente podre ascender a la 5ª dimensión, me detengo y respiro. Me doy cuenta de que yo estoy aquí como lo físico y que hay múltiples dimensiones en el Universo donde uno cree acceder como la mente, no dándonos cuenta que ese acceso es como uno vive en lo físico, siendo Uno e Igual a todo lo que hay en nuestra existencia, y que el camino no es como la mente sino como proceso de lo físico donde uno se integra primero a sí mismo y va integrando todo como Uno Mismo.

Me comprometo a investigar y seguir realizando el proceso de integración como uno e igual a mi propia vida, dándome cuenta de que para ello tengo que desandar el camino de la mente y ver cómo es que me he definido y conducido como la mente. Siendo la vida que he vivido hasta ahora una vida de separación donde me creaba personalidades y personajes que actuaban como si fuera yo mismo.

Me perdono a mi mismo el haberme permitido y aceptado consumir productos de la New Age como libros, cursos y seminarios, donde los profesores maestros y gurús indicaban que cuando fluía la energía se curaba todo mal y podría tener múltiples experiencias extrasensoriales, no dándome cuenta de que esas experiencias, aunque ocurrieron como la mente, no hicieron ninguna diferencia sustancial en mi, más que en el engrandecimiento de mi ego.

En y cuando me vea a mi mismo consumir productos de la New Age, donde me consumía a mi mismo como lo físico al albergar en mi mente pensamientos, emociones, sentimientos, ideas y creencias que tomaban de mi sustancia física para existir, me detengo y respiro. Me doy cuenta de que encarnaba esas ideas/creencias en personalidades y personajes y que me poseían dentro de mi cuerpo físico, alimentándose de mi propia sustancia física, a modo de parásitos.

Me comprometo a estar atento como es que me estoy dirigiendo a mí mismo, siendo el respiro la manera en que me doy a mi mismo mi propia dirección física. Me comprometo a estar atento a no consumir mi cuerpo físico a través de parásitos en la mente, y cuando así me dirija me detendré y respirare para traerme de nuevo a esta realidad física. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada