martes, 11 de diciembre de 2012

Día 231 Preparándome para la Ascensión 21-12-12. La Profecía

Preparándome para la Ascensión es una serie de artículos que estoy realizando para exponerme y compartir la relación de este fenómeno de la mercadotecnia de la New Age con la Energía, es decir con la creación de un movimiento de “conciencia planetaria” como plataforma para desarrollar las “cualidades” para Ascender a la 5ª dimensión en el 21-12-12 como inicio de una nueva era.  Una copia/plagio de la religión cristiana sobre la Ascensión de Jesús a los Cielos (Lucas 24:50-51)  que utiliza la nueva religión de la New Age, en la que sustituye la fe en Jesús, en la fe en la energía.


Este post es continuación de:
Día 227.Preparandome para la Ascensión 21-12-12. Elevar la Vibración
Día 228.Preparándome para la Ascensión 21-12-12.  La Energía. Parte 1
Día 229.Preparándome para la Ascensión 21-12-12.  La Energía. Parte 2
Día 230.Preparándome para la Ascensión 21-12-12.  La Energía  Parte 3


Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer en los profetas y en las profecías de diferentes religiones, como la palabra dada de nuestros antepasados en que predecían múltiples fenómenos sobrenaturales ante la “decadencia de la sociedad”. No dándome cuenta que a lo largo de la historia los profetas de todas las religiones siempre hablaron del castigo de los dioses a la humanidad por sus “pecados”, indicando que la manera de “volver la cara a dios” era cumplir sus preceptos y mandamientos, como leyes del diseño de conciencia de cada religión.


En y cuando me vea a mi mismo creer en profetas y profecías, me detengo y respiro. Me doy cuenta de que si hasta ahora no fui capaz de cumplir mis propias promesas hacia mí mismo, y no fui capaz de comprometerme con la vida una, sino que me deje llevar como la comodidad y el desinterés, no puedo en realidad creer en profecías/promesas. De manera que si no fui capaz de confiar en mí mismo, ¿como es que puedo confiar en las palabras de un profeta?.


Me comprometo a ver, darme cuenta y entender cómo es que me fui creando dentro de mis promesas, dándome cuenta de que me convertí en desconfiado de mi mismo al ver que no me apoyaba a mí mismo en lo físico, sino que apoyaba las creencias que como diseños de la mente me movieron dentro de la polaridad. Así ahora me muevo como lo físico dentro de la constancia y persistencia de mi mismo, para hacerme confiable a mí mismo, en donde puedo fiarme de mi mismo, donde la fe en mi mismo no es un acto religioso, sino un acto físico y como lo físico, es decir fehaciente (:que prueba o demuestra algo de forma clara e indudable).


Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer en las profecías de la nueva religión de la New Age sobre el Fin del Mundo, tal y como lo conocemos ahora. No dándome cuenta que es una nueva versión de religión (2.0)  actualizada. No dándome cuenta de que se mueve dentro de los mismos principios: fe, miedo y control. Fe en la energía/dios, miedo a través del castigo por las consecuencias de no estar a la vibración adecuada, y control como la verdad que no tiene que ser cuestionada.


En y cuando me vea a mi mismo el creer en el Fin del Mundo, tal y como lo conocemos ahora, me detengo y respiro, Me doy cuenta de que creer o no creer es irrelevante para dar una solución a los conflictos que vivimos los seres humanos, al contrario pueden aumentarlos. Así, estoy viendo en el “Viaje HaciaLa Vida” como es que en nuestra época llegamos  a desarrollar una creencia en el Fin del Mundo, dándome cuenta que es una huida y ningún compromiso personal de corrección como uno mismo, sino de aplicación en la creencia en la energía. 


Me comprometo a apoyarme en lo físico, lo físico como yo, lo físico como mi punto de partida para ver cómo es que hemos llegado a nuestro propio fin, nuestro camino sin salida, donde vemos que todo se va colapsando paulatinamente: estructuras sociales y de gobierno económico y político, las vidas humanas, la naturaleza, y la propia Tierra.


Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer que estamos en un camino sin salida, y que para salir es necesario un acontecimiento sobrenatural, extraterrestre o galáctico para que el ser humano realice un giro radical. No dándome cuenta de que el giro no hay que hacerlo afuera como la mente, sino hacia dentro como lo físico. 


En cuando me vea a mi mismo creer que estamos en un camino sin salida, me detengo y respiro. Me doy cuenta de que yo mismo soy el origen y final de la creación de mi propio mundo, y desde donde comparto la existencia con los demás, de manera que el existir como un camino sin salida es ver que uno ha sido derrotado, convirtiendo todo su mundo en un punto y final. Así yo puedo levantarme y ponerme en pie por mi mismo dentro de mi propio mundo y tomar responsabilidad por lo que he creado dentro y fuera, para ver, darme cuenta y entender que fuera de la mente hay vida y que en la mente como sistema hay prisión y destrucción. Pues ni la suma de todos los sabios e iluminados, ni toda su herencia de información/conocimiento han sido capaces de cambiar este mundo, ya que se movieron como la mente/matrix/engaño, sin ver darse cuenta y entender que lo físico necesita cambios físicos que produzcan la igualdad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada