viernes, 4 de enero de 2013

Día 254 Mi Personaje Amigable. Parte 3 #Pensamientos


Este post es continuación de:

Dimensión del pensamiento:

Imagen de mi mismo creando complicidad  con “P”

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido crear complicidad con “P”, como los secretos y acuerdos explícitos e implícitos que uno realiza con otra persona, no dándome cuenta que al crear ese tipo de vinculo, generé la idea de que uno tiene que ser fiel y por lo tanto tiene que  mantener el silencio de nuestras conversaciones, como el “contrato” que uno realiza. Sin embargo me doy cuenta de que siempre alguien se "siente traicionado” en ese contrato de amistad, al ser revelados los secretos. Así busque la amistad con “P”, no dándome cuenta de que quería sentirme seguro y a quien confiarme, como el  seguro de mi personalidad  en que si fallaba mi confianza en él poder responsabilizarlo de mi decepción.

En y cuando me vea a mi mismo buscar complicidad con “P” para después responsabilizarlo de mi decepción, me detengo y respiro. “Cuando dos o más personas están reunidos en mi nombre allí estoy yo”, estas palabras relatadas en el Nuevo Testamento son un símil de la función de la conciencia, cuando dos o más personas se reúnen crean una conciencia, en este caso de amistad, y esa conciencia es cargada de pensamientos, sentimientos y emociones, y no es real, aunque en la realidad se manifieste. No es real en cuanto a lo físico, sino un acuerdo que está en la mente y que existirá como polaridad: ahora estoy bien, después mal, ahora me entiende ahora no me entiende, ahora me discuto ahora estamos de acuerdo.  La amistad de dos personas crean una separación entre quienes son mis amigos y quienes no lo son, por tanto una excusa para excluir, criticar, señalar y censurar. Me doy cuenta de que la amistad realiza la función de creer que no estamos solos y  al mismo tiempo creer que estamos separados de los demás: los que no están conmigo, no son de los míos. Me doy cuenta de que la amistad es una trampa donde en ese escenario se genera separación de uno mismo y separación con los demás.

Me comprometo a investigar como la palabra amistad debe ser purificada dentro de mí mismo, en la que he puesto la idea de que sin amistad no es posible relacionarse con confianza, así uno busca la amistad para buscar en quien confiar, en lugar de convertirse uno mismo en “digno de confianza” para sí mismo. Por ello me apoyaré en mi cuerpo físico con quien confío/me doy cuenta que es la medida de este mundo físico.

Imagen de mi mismo  con “P” señalando a otras persona.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido relacionarme con “P” para buscar un aliado con quien justificar las propias ideas y poder confirmar las creencias. No dándome cuenta de que detrás de la amistad existía el interés personal para ser aceptado como individuo y a cambio de ello aceptar, permitir y justificar las ideas y creencias de la otra persona. Así la amistad se convierte en un escenario para validar a la propia mente y la incapacidad para ver más allá de ella, ya que si existe la amistad es porque uno ha reconocido en otro la posibilidad de poder expresarse según su sistema mental.

En y cuando me vea a mi mismo relacionarme con “P” para buscar un aliado con quien validar mis ideas y creencias, me detengo y respiro. Me doy cuenta de que en toda relación hay una “agenda oculta”, donde como en la propia mente, se ocultan unos a otros los pensamientos, sentimientos y emociones mas hirientes que uno guarda dentro de sí hacia la otra persona. Así la amistad no es un espacio de expresión como uno mismo, sino un espacio para justificar al otro, y donde hay un pacto implícito de “no agresión”, de no llegar al límite para que se rompa el lazo, de no decir lo que uno en realidad piensa del otro, como proyección de uno mismo. Así uno calla, como el precio que tiene que pagar por la amistad.

Me comprometo a investigar cómo es que mi mente consciente, subconsciente e inconsciente actúa en mis relaciones, dándome cuenta de que yo puedo ser el principio directivo de mi mente, dándome cuenta de que puedo detener los pensamientos de mi mente consciente con el respiro, dándome cuenta de que puedo ver mi mente subconsciente en mis conversaciones internas/backchats, y dándome cuenta de que puedo ver mi mente inconsciente a través de las reacciones que se producen en mi cuerpo físico. (Puedes investigarlo en la serie Pasos de Conciencia como Uno Mismo para la Élite)

Imagen de mi mismo siendo comprensivo con “P”

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido ser comprensivo con “P”, en el sentido de tolerar todas las aberraciones/discriminación hacia otras personas,  y sin embargo justificarlas o callar. Me doy cuenta de que toda aberración hacia alguien no puede ser tolerada, ni respetada, pues es uno mismo como la vida a quien en realidad se está refiriendo. Así la amistad se convierte en un escenario donde uno pueda “vomitar”lo que a uno se le ha atragantado en la propia existencia y así responsabilizar a otros.

En y cuando me vea a mi mismo ser comprensivo con “P” tolerando toda discriminación hacia otras personas, me detengo y respiro. Me doy cuenta de que en aquello que acepto y permito es aquello en lo que me convierto, así cuando alguien se dirija a mi discriminando cualquier ser vivo daré una respuesta que sea lo que es mejor para uno y para todos en igualdad.

Me comprometo a considerar todo ser vivo en Igualdad, dándome cuenta de que para llegar a realizarlo tengo que caminar un proceso donde pueda deconstruir/ ver como he construido mi personalidad, y purificarme de todos los conceptos que he interiorizado como yo mismo sin ver, darme cuenta, ni entender como ocurrió.

En el próximo post caminaré la dimensión de la imaginación.

Investiga
Material de Apoyo EQAFE 
Formación gratuita (en ingles)






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada