martes, 30 de abril de 2013

Día 358 El dinero como inseguridad y benevolencia




Este artículo forma parte de una serie de posts: Mi relación con el dinero  


Continúo con la serie de artículos relacionados con “Mi relación con el dinero” y donde estoy viéndome dentro de diferentes subpersonalidades que han surgido al investigar sobre lo que he llegado a denominar como “Mi Personaje a-dinerado” en la que voy descubriéndome como el dinero ha creado dentro de mí una entidad energética separada de mi mismo.

Si en los anteriores artículos he ido viendo las dimensiones  de la mente (miedo y pensamientos) en las sucesivas etapas de mi vida, a partir de ahora lo realizaré de manera distinta, cogiendo una etapa concreta y caminarla en todas las dimensiones, y al finalizar continuaré con las sigiente etapa.

Comenzaré con la primera etapa de mi infancia dentro de la subpersonalidad:
“Soy un buen chico, si llevo dinero es que soy merecedor de confianza”

En la que he visto hasta ahora la dimensión del miedo:
Miedo a perder el dinero, desconfianza
Miedo a no ser responsable, por el dinero.
Y  la dimensión del pensamiento:
Imagen de mi mismo recibiendo dinero para comprar y vincularlo con la confianza
Imagen de mi mismo llevando dinero y vincularlo con la responsabilidad.
Imagen de mi mismo regalándome dinero y vincularlo con el poder de decidir
Hoy me escribiré sobre la dimensión Imaginación
            Me imagino a mi mismo perdiendo el dinero y mi madre regañandome.
            Me imagino a mi mismo comprando y regalando chucherías a mis amigos

Problema

Recuerdo que en esta época mi relación con el dinero era la de cumplir con encargos de mis padres en la que compraba comida, productos para la casa, y artículos y libros para el colegio. En ello me experimenté dentro de la imaginación como el miedo a perder el dinero que me daban para la compra y a recibir una reprimenda, por lo que inicie una relación con el dinero de percibirme como menos y en inferioridad. Veré cómo.

Solución

Me imagino a mi mismo perdiendo el dinero y mi madre regañandome.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido imaginarme a mí mismo perdiendo el dinero para comprar y mi madre regañándome, no dándome cuenta que tener esa imagen de mi mismo era verme desde la negligencia y el castigo. Así, de pequeño muy a menudo aparecían imágenes de mi mismo donde me veía realizando cosas que después tenía que rectificar con una reprimenda de mis padres.

Cuando me vea a mi mismo imaginarme perdiendo dinero y recibiendo una reprimenda, me detengo y respiro. Me doy cuenta que el valor del dinero en mi imaginación era el temor a perderlo, ya que el perderlo suponía una reprimenda, por lo que hubieron dos patrones que estaba experimentando a través del dinero: la inseguridad  de mis actos y la inferioridad con respecto al dinero. Y en ello me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido percibirme inseguro cuando realizaba alguna compra para mi casa o para mis artículos del colegio. Como también me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido percibirme menos que el dinero. Me doy cuenta de que esos dos patrones han configurado quien soy hasta hoy ya que han actuado como entidades energéticas dentro de mi mente, que han ido adaptándose y apareciendo en diferentes figuras psicológicas, cual camaleón en su ambiente. Porque en definitiva que es la in-seguridad sino la debilidad de uno ante un acontecimiento, el percibirse menos que el resultado de sus acciones. Entonces uno le da más valor al acto en sí que a uno mismo, y así es como nos han enseñado: a que el niño tenga el valor/relevancia según el resultado de nuestras acciones y no como uno mismo. No se trata de que al niño no se le potencien sus cualidades y características sino de entender que el niño no vale por lo que hace, sino que lo que haga lo realice desde la integridad de sus ser, como uno mismo y apoyándole con todas las técnicas para llevarlo a cabo. Por eso con las evaluaciones/exámenes no dan nuestra nota, nuestro valor, nuestra nota clave en la sociedad que determinará nuestro futuro, y el futuro al que se le prepara, consiste en “ganar más dinero”.

Me comprometo a apoyarme a mi mismo en el respiro pues me lleva a darme cuenta en cada momento que estoy delante de la presencia de mi mismo y como el autentico valor, ya que me doy cuenta de que el valor de las cosas que le damos en la sociedad viene dado por el interés personal que en la mayoría de ocasiones se  traduce en dinero.

Me imagino a mi mismo comprando y regalando chucherías a mis amigos

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido imaginarme a mí mismo comprando y regalando chucherías a mis amigos, no dándome cuenta de que dentro de esa experiencia me veía como benevolente con el dinero y así gratificarme a mí mismo por ese gesto y experimentarme como positivo. No dándome cuenta que era una compensación de mi mente dentro de mi mismo al ver que en las cosas que ocurrían en la realidad física no obtenía ninguna gratificación. Así vemos de nuevo como nos movemos dentro de la energía negativa afuera como inseguridad/reprimenda/negligencia, y dentro como benevolente, según la polaridad de la mente, que determina expresarse en diferente signo según el tipo de experiencia que obtenga en su realidad interna o externa.

Cuando me vea a mi mismo imaginarme a mí mismo comprando y regalando chucherías a mis amigos, me detengo y respiro. También veo en esta subpersonalidad patrones que he ido actualizando/reseteando que han servido para reiniciar el patrón en una nueva versión. Como la del patrón de la generosidad ante la debilidad de otros, ofreciendo dinero o pagando gastos, y así tener la garantía de que podré experimentarme dentro de la benevolencia, como experiencia positiva, y así evaluarme positiva-mente, sin considerar que no se trata de experimentarse uno como un “buen samaritano”, sino en preguntarse uno mismo como es que el mundo en que vivimos existen tantas desigualdades y porqué dentro de esas desigualdades buscamos una experiencia energética, en lugar de buscar una solución como lo que es mejor para uno y para todos. En realidad con el dinero actualmente nos experimentamos como energía: alegres, tristes, benevolentes, avaros, tacaños, generosos. Y así unos se sitúan dentro del odio/tristeza/resentimiento y otros dentro de la generosidad/alegría/benevolencia, sin buscar una solución práctica a que el 20% de la población mundial tenga en sus manos el 80% de la riqueza del mundo (2012)  . No dándonos cuenta que quien ha ideado y formulado el sistema económico mundial es el propio ser humano, y le corresponde al ser humano revertir esa solución, ya que los extraterrestres, ni “Jesús en una nube” vendrán a realizar el cambio que cada uno tiene que hacer por lo que hemos aceptado y permitido existir como energía de la mente, y no como la obviedad de la situación de nuestro mundo físico.

Me comprometo a caminar desde la realidad física, retirando progresivamente mi velo de la mente, para ver con los ojos físicos el mundo que me rodea y poder encontrar soluciones prácticas que sean lo que es mejor para uno y para todos en igualdad. Ya que el ser benevolunte no es una solución, sino parte del problema, al no afrontar la causa por la que permitimos tener experiencias energéticas, en lugar de buscar una solución en igualdad.

Recompensa

Darme cuenta que hay patrones en mi mente que determinan quien soy y como me manifiesto, sin conocer como los cree, mediante que experiencias energéticas, ni en que contextos, dándome cuenta que eso es uno mismo quien tiene que investigarlo para no seguir viviendo dentro del automatismo de la propia mente. Darme cuenta que es posible detener esos condicionamientos, como he podido comprobar al caminar "la imagen de mi mismo en un video" en blogs anteriores. Darme cuenta que el dinero lo hemos convertido en el motor que determina la fuerza de nuestra vida. Darme cuenta que la percepción de mi mismo como menos e inferior y de benevolencia está asociada al dinero, quien contaminó mi mente, y ahora aplico el perdón a uno mismo, la corrección, y los compromisos para purificarme y renovarme a mí mismo, como el cambio real de mi mismo.

En el próximo post continuaré con la dimensión del backchat de esta subpersonalidad.

Disfruta!!






Mi relación con el dinero



Mi historia y el dinero

Día 324 Mi relación con el dinero. Parte 2

Dimensión del MIEDO de las diferentes subpersonalidades

Día 325 ¿Cómo detener la influencia del dinero?
Día 326 El dinero como confianza, seguridad y poder
Día 327 Trabajar, consumir, morir, por dinero 
Día 328 La desidia, pereza, egoísmo y el dinero 
Día 329 Renunciar al dinero por espiritualidad
Día 330 Dinero, Capital y Vida 
Día 331 La Fortuna de la religión
Día 332 El dinero y el ovillo de la mente 
Día 333 La frustración del dinero
Día 334 El dinero que uno gana 
Día 335 La pareja como fundamento economico de la sociedad 
Día 336 El dinero como reflejo de quien soy 

Dimensión del PENSAMIENTO de las diferentes subpersonalidades
 
Día 337 La mente como energía, el dinero como sitema
Día 338 Desprogramando la mente como el dinero
Día 339 El trabajo desde la Igualdad
Día 340 La decepción en el trabajo
Día 341 Dinero y espiritualidad. Parte 1 
Día 342 Dinero y espiritualidad  Parte 2
Día 343 El dinero y la comunidad
Día 344 El dinero y la cruz 
Día 345 El dinero y la codicia de la mente 
Día 346 El dinero y el fracaso 
Día 347 El dinero y la relación de pareja 
Día 357 El dinero y la positividad

1ª Subpersonalidad

Día 358 El dinero como inseguridad y benevolencia
Día 359 ¿El dinero consigue la felicidad?
Día 361 La angustia y el entusiasmo del dinero
Día 362 La voluntad de la mente  
Día 363 El cuerpo físico como caricatura de la mente
Día 364 El estado de alerta y el dinero  

2ª Subpersonalidad

Día 365 La adolescencia y el dinero
Día 366 El trabajo como esclavitud y el dinero 
Día 367 El dinero y la imaginación
Día 368 Trabajo y explotación
Día 369 Ganar el dinero con el sudor de la frente 
Día 370 La queja como programa de la mente
Día 371 La tristeza como coartada
Día 372 La supremacía de la mente sobre lo físico
 





lunes, 29 de abril de 2013

Día 357 El dinero y la positividad



Este artículo forma parte de una serie de posts: Mi relación con el dinero 


Reanudo mi relación con el dinero desde el Día 347donde estaba caminando la dimensión del pensamiento dentro de la subpersonalidad  “la pareja como recurso económico”. Quiero recordar que esta subpersonalidad forma parte de mi “Personaje a-dinerado” que estoy viendo/caminando en mi blog, y donde estoy investigando cómo el dinero ha condicionado quien soy desde el nacimiento hasta hoy, de manera que no solo se trata del acceso a bienes y servicios, sino que ha condicionado mis pensamientos y experiencias, sin darme cuenta que quien soy es por la influencia del dinero.

Continúo con la dimensión del Pensamiento de la subpersonalidad  “La pareja como recurso económico" (Día 324)

Imagen de mi mismo realizándome en mi relación de pareja por dinero.

Me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido existir dentro de la positividad al tener los medios económicos para subsistir y poder adquirir bienes, servicios y aficiones como apoyo económico en la pareja, no dándome cuenta que si me experimento dentro de la alegría/contento/jubilo por dinero, cuando no disponga de los medios para adquirirlos entraré en la tristeza/descontento/fastidio, y así me moveré en la polaridad arrastrado por el dinero, sin ser yo mismo. Así es como he convertido el dinero en la base de la relación y como medio para estabilizarme emocionalmente en este mundo. Y por ello me perdono a mi mismo el haberme aceptado y permitido creer que el dinero es un medio para estabilizarme emocionalmente. No dándome cuenta que al dinero le había dado un valor más allá de la transacción y medio para acceder al consumo.

Cuando me vea a mi mismo existir dentro de la positividad al tener medios económicos para acceder a bienes, consumos y aficiones, me detengo y respiro. Me doy cuenta que estar dentro de la positividad para reforzarme en la confianza en la vida por dinero, es no darme  cuenta que lo he convertido en mi dios en este mundo, pues no se trata de filosofía o religión, sino de lo que yo confío de mi mismo cuando tengo dinero. Así es como he reforzado mi relación de pareja al tener dinero para todo ello. Me doy cuenta que en la crisis económica se está demostrando no solo que la gente basábamos la felicidad en el dinero que teníamos, sino que esa felicidad estaba basada en el engaño de los datos económicos que los gobiernos nos ofrecían. De manera que nosotros nos engañábamos a nosotros mismos depositando la felicidad en el dinero, y los gobiernos ponían la confianza de los ciudadanos en el engaño de la situación económica. Cada uno se engañaba según los objetivos que quería conseguir, no dándonos cuenta que ambos estábamos dentro de la ilusión del dinero.

Me comprometo a buscar la estabilidad de mi mismo en mi cuerpo, y no en la positividad, ya que en el respiro es como puedo ver quien soy con respecto a mí mismo en lo físico y en mi mente.

Hasta aquí lo caminado con respecto al dinero dentro de Mi personaje a-dinerado:

Diensión del Miedo de la subpersonalidad

1.               “Soy un buen chico, si llevo dinero es que soy merecedor de confianza”
Miedo a perder el dinero, desconfianza
Miedo a no ser responsable, por el dinero.

2.                “El estudiante que se gana la vida”
Miedo a tener que trabajar toda la vida
Miedo a vivir para trabajar
Miedo a trabajar para ahorrar dinero para la vejez

3.                “La renuncia al dinero, como la renuncia a la propia responsabilidad”
Miedo a hacerme responsable por mi mismo
Miedo a afrontar la realidad/mundo

4.               “El dinero como religión” 
Miedo a poseer dinero
Miedo a afrontar una carrera profesional

5.               “La frustración de la profesión”
Miedo a no ser competente
Miedo a no conseguir una reputación social

6.               “La pareja como recurso económico”
Miedo a no tener suficientes recursos económicos en el futuro
Miedo a separarme  de mi esposa y perder las comodidades      obtenidas.

 


Dimensión del Pensamiento según la subpersonalidad 

    1. “Soy un buen chico, si llevo dinero es que soy merecedor de confianza”
Imagen de mi mismo recibiendo dinero para comprar y vincularlo con la confianza
Imagen de mi mismo llevando dinero y vincularlo con la responsabilidad.
Imagen de mi mismo regalándome dinero y vincularlo con el poder de decidir.
             
    1.  “El estudiante que se gana la vida” 
Imagen de mi mismo ganando mucho dinero como arquitecto técnico
Imagen de mi mismo decepcionado por el esfuerzo cotidiano y la recompensa de consumir.

    1. “La renuncia al dinero, como la renuncia a la propia responsabilidad”
Imagen de mi mismo creyendo que el dinero impide el camino de realización del ser.
Imagen de mi mismo renunciando a tener dinero por la creencia en una realización espiritual, separada de la realidad física.

    1.  “El dinero como religión”   
Imagen de mi mismo utilizando la religión como una forma de subsistencia.
Imagen de mi mismo la religión como una búsqueda de poder.

    1. “La frustración de la profesión”
Imagen de mi mismo esforzándome para acabar una carrera universitaria y obtener prestigio.
Imagen de mi mismo no pudiendo alcanzar los objetivos de acabar una carrera universitaria para conseguir prestigio social.

    1.   “La pareja como recurso económico
Imagen de mi mismo relacionarme en pareja para estabilizarme económicamente.
Imagen de mi mismo realizándome en mi relación de pareja por dinero.


En el próximo post continuaré con la dimensión backchat de cada una de las subpersonalidades.

Disfruta!!