miércoles, 30 de abril de 2014

Día 454 Tranquilidad como certeza y serenidad


En este post voy a escribir las Declaraciones Correctivas y las Aplicaciones Correctivas de mi patrón mental “tranquilidad”. En el post anterior escribí sobre el Perdón a uno mismo para tomar responsabilidad de lo que me he permitido y aceptado manifestar dentro de mi realidad, en separación de mí mismo y en mi sistema de conciencia, donde he creado un personaje en torno a la palabra “tranquilidad”. Allí estuve viendo como esta palabra la había asociado/definido dentro de las palabras/bits de información: paz, postura física, seguridad, escogido, creencia en dios, iglesia, espiritualidad, música, naturaleza, dinero, trabajo, pareja, salud, ideas de grupo, autorepresión,  vacaciones. Sin darme cuenta que había creado una programación donde aparecía la “tranquilidad” cuando me encontraba dentro de las experiencias que me proporcionaba ese personaje.


Declaraciones Correctivas y la Aplicaciones Correctivas

Me comprometo a que cuando y como me vea a mí mismo colocarme en una postura física determinada para obtener tranquilidad, como la postura del loto, me detengo y respiro. Me doy cuenta que copiar una postura no es más que reproducir una posición del cuerpo, sin ningún elemento adicional más que el que uno quiera añadir en su conciencia. Siendo la mente la que crea la experiencia de “tranquilidad “en separación de lo físico, por lo que representar no trae consigo ninguna realización del ser.  Recuerdo ahora la imagen de un Buda en un Spa, donde para representar un espacio tranquilo sitúan un Buda,- mercadotecnia, pues es lo mismo, lol. 

Me doy cuenta que para que se produzca algún tipo de realización/entendimiento/aplicación de lo que es uno mismo, ineludiblemente tiene que caminar su propia mente y descubrir cuál es el origen de sus pensamientos, cómo ha llegado a programar sus experiencias, que es lo que provoca que un pensamiento aparezca, cómo acumulamos energía a través de sentimientos y emociones a modo de polaridad de la mente, cómo influyen las memorias y las conversaciones internas en nuestro destino. Y todo ello en honestidad como uno mismo y sentido común como lo que es mejor para uno y para todos en igualdad. De otra manera no he encontrado “tranquilidad como uno mismo”, sino que lo que he visto al experimentarme dentro de una postura es a la propia mente crearse realidades paralelas en la ilusión de que está tranquila, cuando en realidad se estaba manifestando dentro de un ciclo de nerviosismo/tranquilidad sin saber cómo se activaba. (ver Tranquilidad)

Me comprometo a  ver y relacionarme con mi cuerpo como quien soy en lo físico, aquí presente en mi corporalidad en el respiro, donde cada latido me da la certeza de que estoy vivo, ya que la vida es lo físico. Me doy cuenta que junto a la palabra tranquilidad está la certeza de que puedo apoyarme a mí mismo en lo físico para darme la certidumbre de que soy real, y la certeza junto a la serenidad, para ver con más claridad y objetividad todo movimiento que se produce dentro de mí, pudiendo detectar cuando se inicia el movimiento de la energía. Pues me doy cuenta que la tranquilidad, la certeza y la serenidad me proporcionan la capacidad para caminar/investigar lo que hay dentro y fuera de mí.

Me comprometo a que cuando y como me vea a mí mismo relacionar la tranquilidad con la participación en experiencias espirituales, me detengo y respiro. Me doy cuenta que he relacionado la tranquilidad con un estado de la mente producida por pensamientos, sentimientos, emociones e imágenes que ido acumulando para crearme una “personalidad tranquila” dándome cuenta que cuando salía de esos “estados de la mente” aparecía su opuesto el nerviosismos/ansiedad, pues en realidad mi “personalidad tranquila” no era más que una máscara, como algo superpuesto a mí mismo.

Me comprometo a que cuando y como me vea a mí mismo relacionar la tranquilidad con determinada música espiritual, cantos gregorianos, sonidos de la naturaleza y animales, asociados a ciertos ritmos de la New Age, me detengo y respiro. Me doy cuenta que la tranquilidad no es algo relacionado con canticos, sonidos de la naturaleza, o diferentes ritmos musicales, sino la manera en que uno existe dentro de sí mismo viendo lo que está aquí, respiro a respiro, y latido a latido, donde uno descubre lo que antes estaba velado por el sistema de conciencia de la mente en separación de uno mismo.

Me comprometo a que cuando me vea a mí mismo relacionar la tranquilidad con estar contemplando un paisaje de la naturaleza en contraposición a estar situado en una ciudad, me detengo y respiro. Me doy cuenta que el lugar donde uno vive no hace una diferencia si allí donde estoy soy controlado por mi sistema de conciencia que existe como polaridad. Entonces buscaré la serenidad en y como mi cuerpo físico, enlenteciendo mi mente con el respiro y caminando/investigando la programación de mi mente y del mundo que me rodea, en la certeza que existo como un ser real en lo físico.

Me comprometo a que cuando y como me vea a mí mismo relacionar la tranquilidad con el tener cierta cantidad de dinero en el banco, por el miedo a no tener suficiente para vivir, me detengo y respiro. Así la tranquilidad se convierte en un agente externo, en algo que no depende de mí directamente sino en un objeto al que le he dado el valor/poder de: “estar tranquilo económicamente” pues el dinero me sirve de consuelo para mi existencia. En cambio me traeré a la realidad aquí por el respiro, y desde la estabilidad de lo físico me mantendré estable en la mente, sin añadir ninguna experiencia energética, teniendo como referencia mi fisicalidad y no la circunstancia en la que me encuentre.

Me comprometo a que cuando y como me vea a mí mismo relacionar la tranquilidad con tener un trabajo, una esposa, o salud, me detengo y respiro. Me doy cuenta que asociar la tranquilidad a un trabajo, a una esposa o a la salud, es existir dentro de mi propio interés, creyendo que quizá los que no tienen trabajo, pareja o salud se encontrarán intranquilos. Por lo que he convertido la tranquilidad en una creencia y no en lo que uno es como uno mismo.

Tranquilidad s. f. Estado de serenidad y sosiego que siente una persona o que domina un determinado lugar o situación. Calma, quietud.

Redefinición de Tranquilidad: expresión de uno mismo en y donde uno se acompaña así mismo en el respiro y/o latido del corazón, para desde la certeza de que es un ser real, manifestar con serenidad lo que está viviendo aquí en la realidad física.


Gracias, 

Ver la serie Tranquilidad aquí







viernes, 25 de abril de 2014

Día 453 Autodefinición de Tranquilidad


Voy a investigar/caminar dentro de mi mente la palabra “tranquilidad” después de ver en la entrada anterior su opuesto “nerviosismo”, ya que ambas forman dentro de mí una polaridad que se complementan para mantenerme dentro de una experiencia energética. Así para liberarme de esa carga energética exploraré cuales fueron los pensamientos, imágenes, sonidos y escenas  que he vinculado a la palabra tranquilidad.


Tranquilidad s. f. Estado de serenidad y sosiego que siente una persona o que domina un determinado lugar o situación. Calma, quietud.
Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra tranquilidad con una posición de mi cuerpo con los ojos cerrados, la espalda recta y la pierna cruzada, como si esa postura creara dentro de mí un estado de estabilidad en mi mente por el que pudiera existir en paz, no dándome cuenta que esa posición corresponde a una “pose” de mi cuerpo físico que he relacionado con la meditación, habiendo experimentado la meditación como una suspensión de la mente, como un estado hipnótico, como un acallar la mente, o incluso como un discurso dentro de mi cabeza sobre una línea de pensamiento determinada. Por lo que la tranquilidad no fue en esos momentos una expresión de mí mismo, sino como la creencia en que una posición determinada de mi cuerpo significa “estar tranquilo”, y sin embargo al salir de esa postura seguir acumulando nerviosismos/ansiedad en mi mente hasta que hacía desaparecer por completo la tranquilidad. No dándome cuenta que el nerviosismo/ansiedad como emoción y la tranquilidad como sentimiento se intercambiaban dentro de mi sistema de conciencia sin saber cómo es que aparecía una, y sin entender como la tranquilidad formaba parte de una personalidad/personaje/mascara en separación de mí mismo.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra tranquilidad con participar de actividades espirituales: rezar, estar en una iglesia, participar de la eucaristía, y en ello tener el pensamiento de verme “escogido” por dios y “dar sentido a mi vida”. Por lo que la tranquilidad dentro de la creencia consistía en tener la certeza de que no estoy “viviendo en vano”, sino que el dios de mi mente me salvará del caos de este mundo. No dándome cuenta que lo que en realidad estaba produciendo tranquilidad era una creencia sobre el lugar donde estaba, el grupo en el que participaba y en el dios de mi mente.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la tranquilidad con determinada música espiritual, cantos gregorianos, sonidos de la naturaleza y animales, asociados a ciertos ritmos de la New Age, no dándome cuenta que no es más que una creencia dentro de un ritual donde uno tiene la predisposición a tranquilizarse, siendo la manera de cambiar de una personaje a otro. Y por ello me creaba el sentimiento de tranquilidad, sentir mintiéndome a mí mismo sobre como creía y creaba ese personaje dentro de mí, y no como la expresión de mí mismo.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la tranquilidad con estar contemplando un paisaje de la naturaleza en contraposición de estar situado en una ciudad, como si el elemento de tranquilidad fuera el lugar donde estaba ubicado, dependiendo mi tranquilidad de donde me encontraba, y en cómo me estaba experimentando dentro de mí. Sin ver, darme cuenta, ni entender que la tranquilidad como la estabilidad de la mente, consiste en estar libre de toda carga energética de emoción y sentimiento, siendo la manera en que uno puede ver dentro de sí la serenidad.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la tranquilidad con el tener cierta cantidad de dinero en el banco, no dándome cuenta que estaba relacionando la tranquilidad con la subsistencia y el desarrollo de mi individualidad. Así cuando no tenía suficiente dinero estaba preocupado y cuando tengo dinero suficiente estoy tranquilo, por lo que he convertido el dinero en una fuente de tranquilidad, a imagen y semejanza de lo que el dinero representa en este mundo. Pues si el dinero es fuente de tranquilidad, también es origen de su opuesto la ansiedad/nerviosismo, en el que se ven inmersos la mayoría de los ciudadanos de este mundo.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la tranquilidad con tener un trabajo, como fuente de recursos económicos, por lo que si no tuviera trabajo estaría angustiado viendo que no puedo realizar mis proyectos personales.
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la tranquilidad con tener una esposa, como con quien puedo apoyarme en la vida cotidiana, compartir proyectos y expresar mi sexualidad. Creyendo que sin tener una pareja estaría intranquilo al verme incompleto.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la tranquilidad con tener salud, como la experiencia de continuar viviendo sin preocuparme por el cuidado de mi cuerpo por una enfermedad.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la tranquilidad con estar de acuerdo con la forma de pensar de una persona o grupo, donde nos retroalimentamos con los pensamientos al coincidir con las mismas ideas, en contraposición al nerviosismos/intranquilidad cuando tengo que confrontarme con alguien para dar mi opinión.
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la tranquilidad con no tener que exponerme a los demás en mis opiniones a través de la imagen de mí mismo, como por ejemplo en los videoblogs, como una autorepresión de mí mismo.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la tranquilidad con estar de vacaciones, como un espacio donde puedo estar tranquilo sin preocuparme por las obligaciones cotidianas.

Hasta ahora he visto la palabra tranquilidad asociada/ atada con: paz, postura física, seguridad, escogido, creencia en dios, iglesia, música, naturaleza, dinero, trabajo, pareja, salud, ideas de grupo, autorepresión,  vacaciones.

Continuaré




jueves, 24 de abril de 2014

Día 452 Nerviosismo y polaridad


En las últimas entradas de mi blog ha salido en numerosas ocasiones la palabra “nerviosismo” al referirme a mi reacción físico-mental sobre diferentes acontecimientos. En concreto surgió esa reacción al “escuchar la voz en audio de una persona”, y al “defender mi perspectiva sobre un tema”. Pero no son las únicas ocasiones en que ha aparecido esta palabra, también ha aparecido cuando investigué dentro de mi personalidad nerviosa/ansiosa aquí. Me doy cuenta de que todo ello forma parte de un patrón mental, o lo que es lo mismo la definición por la que nos reconocemos, nos definimos y nos atribuimos a nosotros mismos en nuestra participación en la mente. Por ejemplo “una personalidad nerviosa” es creada por uno mismo en los diferentes niveles de la mente consciente, subconsciente e inconsciente, y aún en la mente cuántica y en lo físico cuántico. Por lo que esa atribución es en lo que nos hemos convertido no solo en nuestra mente sino que ha formado parte de nuestro ser en lo físico, entonces liberarse de ello para cambiar nuestra mente no solo requiere una re-definición de uno mismo como la Palabra Viva, sino el llevar esa Palabra a una acción donde uno se integra en la mente y en lo físico, representando esa palabra en lo físico. Es decir que la redefinición tiene que ir acompañada de un cambio en nuestra manera de actuar en lo físico.

Lo que he encontrado es que no puedo solucionar prácticamente estas reacciones/definición de nerviosismo si no investigo y soluciono su opuesto la “tranquilidad”, ya que la mente funciona por polaridad: tranquilidad como sentimiento positivo, opuesto a nerviosismo/angustia como emoción negativa.

De la palabra tranquilidad tienes una cadena que la ata a la palabra angustia, tomando ahora en cuenta tu palabra en la polaridad opuesta que has adjuntado a la tranquilidad, si no estoy tranquilo entonces estoy angustiado. Así que  entonces tenemos angustia (nerviosismo) junto a la palabra tranquilidad, adjunta a la palabra tranquilidad. Ahora lo que tienes que hacer es identificar como has polarizado la palabra tranquilidad, realizas lo mismo, ves una cuerda atada a cualquier palabra que sea específicamente tu polaridad opuesta. 

El primer paso que uno puede hacer en este proceso para convertirse en la Palabra Viva tranquilidad, es identificar qué polaridad opuesta he identificado con respecto a la palabra tranquilidad. Entonces esa polaridad opuesta, lo negativo, la emoción, es lo que uno quiere investigar escribiendo en el Perdón, en tus declaraciones de compromiso. Porque encontraras que esa palabra negativa que está llena de emoción, que está conectada a la tranquilidad no le has encontrado una solución, de hecho, en quien eres como esa palabra, en cómo es que de hecho vives eso. ¿Porqué es que estás reaccionando a esa palabra? ¿Cual es la solución práctica, física? ¿Qué puedes practicar por ti mismo de modo que no tengas que reaccionar en angustia?. Porque entonces si te liberas a ti mismo en relación con la palabra negativa que está llena de emoción, tú entonces estableces la palabra tranquilidad, libre para que puedas observar a lo que la tranquilidad significa en sí misma.



Entonces en el próximo post voy a ver/caminar como me he programado la experiencia de tranquilidad y con qué pensamientos, imágenes, sonidos o escenas he vinculado esta palabra para definirme como mi "ser tranquilo".

Gracias




martes, 22 de abril de 2014

Día 451 Definiciones y relaciones


Es interesante para mí observar la red de palabras que han surgido en el anterior párrafo en relación a la palabra “defender”. De esta manera puedo ver la cantidad de información que está vinculada por mí mismo en mi mente, donde puedo comprender el significado “oculto “de la definición de la palabra “defender”. Así la palabra defender en mi mente está relacionado, con valioso, tensión, credibilidad, convencer, conservar, miedo, perdida, energía, contracción, angustia, amenaza, colapso, furioso, nerviosismo (entrada del Día450)

Después de ver las conexiones de la palabra “defender” en la entrada anterior continúo caminando en la aplicación correctiva y los compromisos a caminar en lo físico.


Me comprometo a que cuando me vea a mí mismo definir la palabra “defender” asociada a las palabras valioso, tensión, credibilidad, convencer, conservar, miedo, perdida, energía, contracción, angustia, amenaza, colapso, furioso, nerviosismo, me detengo y respiro. Me doy cuenta que la palabra “defender” está rodeada de un grupo de palabras que he asociado para darle un definición/significado personal debido a como he interpretado las experiencias vividas. Así, de la misma forma, observo que un individuo se define así mismo según las personas con las que se relaciona, quienes refuerzan, a través de la negación o la afirmación, su propio concepto de quien es. Por ejemplo si tiene amigos que practican deporte, les gusta el teatro, van a conciertos, les gusta la lectura, practican pilates, tienen un trabajo liberal, son vegetarianos, les gusta viajar, etc. a través de todas esas personas vinculadas a él se definirá así mismo por la realidad/contexto en el que existe, por lo que como en un espejo se verá aceptando o rechazando su entorno, y creará un sistema de conciencia en el que se encontrará dentro de una caja, enjaulado por quien es según su mente.

Me comprometo a seguir investigando todas las palabras que conforman mi vocabulario, que en definitiva es la programación de mi mente, ya que a cada una de ellas las he re-definido, he creado enlaces/relaciones con las que me veo sujeto a una determinada carga energética, de , valor positivo o negativo, y que me definen quien soy en este mundo. Haciendo una separación entre quien soy adentro como la mente, con lo que es afuera como la realidad.

Me comprometo a seguir descubriendo cada uno de los bloques de 
conocimiento/información que me he creado en separación de mí mismo, y donde me he definido: en el sentido de ponerme límites a la expresión de mí mismo como uno y como todo.

Me comprometo a seguir escribiéndome, para verme, y poner delante de mí toda aquello que a lo largo de mi existencia he ido construyendo/programándome, para hacer de la vida lo que mejor para uno y para todos en igualdad.

Me comprometo a apoyarme en el respiro para estabilizarme y enlentecer mi mente para encontrar los detalles específicos de mi programación, y ver aquello que aparece en mi mente consciente, subconsciente e inconsciente donde he determinado quien soy y como me manifiesto.

Gracias.






domingo, 20 de abril de 2014

Día 450 Defender mi perspectiva


Voy a seguir con la reacción de nerviosismo percibida en mi plexo solar al “defender mi perspectiva sobre un tema”. En la entrada anterior Día 499 estuve aplicando el Perdón como a un mismo, y fue interesante descubrir como lo que había detrás de esa situación consistía en querer con-vencer a la otra persona, defendiendo, inconscientemente, el miedo a perder la imagen de mí mismo como una personalidad creíble/razonable en donde estaba en juego mi autoconfianza. Entonces continuaré con la aplicación correctiva y los compromisos.

Me comprometo a que cuando me vea a mí mismo existir dentro del nerviosismo como reacción por “defender mi perspectiva sobre un tema”, me detengo y respiro. Me doy cuenta que, cómo ya indique en la anterior entrada de este blog, defender una cosa es estar a la defensiva, a la defensa de algo que es valioso para uno mismo. Y en esa postura defensiva uno está en tensión porque lo que uno considera valioso lo percibe amenazado. En este caso lo que estaba en “juego” para mi “sistema de conciencia”, era mi “personaje creíble/razonable”, aquel que tiene los mejores argumentos para con-vencer a los demás con mi punto de vista. Y por lo visto era tan valioso para mi “equilibrio mental” que me “mantenía en vilo” para conservar esa personalidad o estado de la mente. De ahí que toda la energía emocional de “miedo a la perdida” generara en mi plexo solar un movimiento energético que me hacía notar una “sensación de contracción”, como una angustia provocada por sentirme amenazado en mi sistema de conciencia, proveyendo un colapso o desequilibrio mental, en el sentido de “puedo reaccionar de manera furiosa si no se me hace caso”. Por lo que en ese sentido se puede decir que estaba ”poseído” por esa entidad energética como “personaje creíble/razonable”.

Es interesante para mí observar la red de palabras que han surgido en el anterior párrafo en relación a la palabra “defender”. De esta manera puedo ver la cantidad de información que está vinculada por mí mismo en mi mente, donde puedo comprender el significado “oculto”de la definición de la palabra “defender”. Así la palabra defender en mi mente está relacionado, con valioso, tensión, credibilidad, convencer, conservar, miedo, perdida, energía, contracción, angustia, amenaza, colapso, furioso, nerviosismo. Aquí aplicaré el Perdón como uno mismo.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con un valor negativo, en contraposición a la palabra apoyar. No dándome cuenta que he relacionado defender con una emoción negativa, y apoyar como un sentimiento positivo, donde en el movimiento de la mente voy  de un lugar a otro sin darme cuenta que cada palabra está enlazada con un significado según las memorias e imágenes he creado. No dándome la oportunidad de expresar la “Palabra Viva”, sin carga energética, sin condicionamientos, como uno mismo.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palabra valioso.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palabra tensión.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palabra credibilidad.

Me perdono a mí mismo  el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palabra convencer.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palabra conservar.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palabra miedo.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palabra perdida.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palabra energía.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palera contracción.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palabra angustia.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palabra amenaza.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palabra colapso.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palabra furioso.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar la palabra defender con la palabra nerviosismo.

Continuaré





sábado, 19 de abril de 2014

Día 449 Nerviosismo al defender mi perspectiva

Hace unos días tuve una disputa con una persona en la que también, y como me escribí en la entrada de este blog, me percibía con cierto nerviosismo en la zona del plexo solar. Parece claro que estoy siendo más consciente de cómo mi cuerpo físico reacciona ante diversos eventos/situaciones cuya procedencia es mi sistema de conciencia, es decir por mi manera de pensar, por mis ideas y por aquellas experiencias que no han sido caminadas lo suficiente como para liberarme de toda consecuencia en lo físico.

En el post del Día 447 la reacción de nerviosismo que percibí también en mi plexo solar, fue producida al oír un audio y mi reacción se produjo debido al tipo de voz que oía, en este nuevo caso ha sido originado al “defender mi perspectiva sobre un tema”. Y es lo que quiero caminar. De cómo al defender una perspectiva sobre un tema en ocasiones me veo dentro de este nerviosismo, ya que como es evidente por mi reacción, no veo claro que es lo que está en juego en mi inconsciente, qué posibles memorias están almacenadas que están resonando en ese momento, que personaje está actuando, que constructos mentales me estoy ocultando, en definitiva cuales son los pensamientos, sentimientos y emociones almacenadas que han formado parte de mí, y en lo que me he definido como “mi manera de ser nervioso”.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado reaccionar con nerviosismo, percibido en mi plexo solar, al defender una perspectiva sobre un tema, no dándome cuenta que esa reacción es la manera que tienen mi cuerpo físico de indicarme como se está manifestando mi “sistema de conciencia”. 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado pensar que tengo una perspectiva que defender, no dándome cuenta que cuando hay algo que tengo que defender es que hay algo que puede perder.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado no darme cuenta que me he convertido en una personalidad nerviosa al defender mi perspectiva, actuando en ese momento dentro de un personaje nervioso, ya visto aquí 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado no darme cuenta que al defender una perspectiva sobre un tema no estoy considerando los argumentos del otro, tomándome la situación como algo personal, moviéndome en mi inconsciente entre lo que puedo ganar o perder en esa discusión, es decir mi credibilidad/autoconfianza. Por lo que me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que puedo ganar o perder mi autoconfianza.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado no darme cuenta que cuando hay una disputa sobre diferentes puntos de vista no se trata de una ganar y perder como una lucha, sino en ver cómo nos estamos relacionando, sí estamos creando relaciones de poder o relaciones de igualdad, en la que podamos ver al otro como a uno mismo. Por ello me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionarme en una conversación desde la lucha para vencerlo, y en la victoria verme ganador, como quien ha conseguido una victoria, o un trofeo, y todo como el ego de la mente que busca satisfacer su propio deseo de ser más que otros.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado no darme cuenta que si me quiero ver vencedor es que me he sentido en muchas ocasiones perdedor y no quiero volver a experimentarme de nuevo en inferioridad a otro.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado no darme cuenta que esta inferioridad es en quien he creído ser, ser inferior a otros, al creer que los demás tienen mejores argumentos que los míos.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado no darme cuenta que en ello no se trata de inteligencia y/o astucia, para después manipular a otros, sino de exponer lo que uno ve como de sentido común practico y lo mejor para uno y para todos en igualdad.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado no darme cuenta que buscaba tener la razón de mi parte al tener un mejor argumento, y así verme dentro de la verdad, como si yo tuviera la verdad y los demás la equivocación. Entonces si yo me veo dentro de la verdad es que los demás están equivocados. Sin entender que lo verdadero en este mundo puede ser lo más erróneo, como sucede cuando uno cree en el dios verdadero, o en la filosofía verdadera, o en la verdadera realidad de las cosas. No dándonos cuenta que todo está formado por conocimiento e información que en numerosas ocasiones no hemos aplicado a nosotros mismos en honestidad como uno mismo.  

Continuaré









viernes, 18 de abril de 2014

Día 448 Relaciones de la mente y el pasado


Continúo con la reacción de nerviosismo que tuve hace dos días al escuchar el audio de una persona hablando, y de cómo al aplicar el Perdón como un mismo apareció una memoria de mi infancia en la que me vi cuando mi padre me castigaba, experimentando el mismo nerviosismo. Lo que pude ver también dentro de ese nerviosismo como mi voz era temblorosa, nerviosa y con bajo tono, en una actitud de sometimiento. Entonces voy descubriendo las asociaciones que existen en mi mente cuando experimento una voz similar, viendo cual fue su origen, cómo se desarrolló y como ha permanecido hasta hoy, apareciendo una resonancia que activa ese Personaje Temeroso con voz nerviosa dentro de mí.


Continuaré con la aplicación correctiva y los compromisos a seguir en lo físico/concreto.

Me comprometo a que cuando me vea a mí mismo existir dentro de la reacción de desagrado al escuchar la voz de audio de X, me detengo y respiro. Me doy cuenta de que reaccionar no cambia la expresión de la otra persona, no está en mi mano, en cambio sí depende de mí reaccionar cuando oigo un determinado tono de voz. Para ello puedo investigar a través de la escritura para ver exactamente y lo más específicamente lo que hay en mi mente consciente, inconsciente y subconsciente. Entonces lo que puedo hacer es aplicarme en la escritura, en el perdón a uno mismo, en la aplicación correctiva y caminar los compromisos en lo físico, aquí en la realidad de la sustancia. También puedo ver que cuando me escribo, mi respiro es más estable, mi posición más centrada, y desarrollarme dentro de la Tranquilidad 

Me comprometo a que cuando me vea a mí mismo existir dentro del movimiento de mi mente en la dirección de definir una experiencia como buena/mala, agradable/desagradable, me detengo y respiro. Me doy cuenta de que cuando mi mente se mueve para definir una situación me veo dentro de mi sistema de conciencia condicionado por lo que he aceptado y permitido definirme en mi pasado y que aparece en mi presente. Es decir, lo agradable existe dentro de mí porque experimenté un día una  cosa desagradable, no tanto como daño o beneficio, o como saludable y patológico para lo físico, sino como la interpretación de la experiencia, realizando un constructo mental, como una idea en mi mente que nada o muy poco coincide con lo que está sucediendo en lo físico y mesurable. Me doy cuenta de que en numerosas ocasiones lo que es saludable es desagradable para la mente, y lo que es patológico resulta agradable para le mente. Un ejemplo de ello lo vemos en el azúcar refinado, la experiencia del dulce en la mente y sus efectos en lo físico.

Me comprometo a que cuando aparezca una memoria relacionada con un evento/situación que estoy viviendo investigaré cómo y porqué aparece, si es que representa la manera en que he construido mi mente, sin yo darme cuenta, y que influencia está teniendo en mi presente Me doy cuenta de que la vida está llena de relaciones y la mente subsiste al relacionar un recuerdo con el presente, de manera que vivimos desde el pasado sin ver en realidad lo que está aquí. Me doy cuenta de que en pocas ocasiones investigamos sobre las causas de nuestras reacciones mentales y comportamientos, sino que actuamos automáticamente guiados por lo que un día decidimos creer y crear, por lo que  nuestras experiencias  están llenas de creencias que la mayoría de las veces no sabemos cómo las formamos. Entonces no se trata de cambiar una creencia por otra, sino de investigar quién soy yo libre de creencias. Desteni pone al alcance de todas las herramientas para investigar por uno mismo en honestidad como uno mismo y con sentido común practico. Atrévete a mirarte, si es que tus creencias/pasado te lo permiten.


Gracias




miércoles, 16 de abril de 2014

Día 447 Reacción a los sonidos

Hoy estuve escuchando un audio de una persona y me di cuenta de cómo el timbre de su voz, el ritmo de su habla, me producía una resonancia en mi estómago/plexo solar a modo de nerviosismo. Percibía el sonido como algo desagradable, inquietante y en tensión. Me doy cuenta que no era tanto las palabras que estaba comunicando sino todo lo indicado arriba, hasta donde alcanzo comprender.

Entonces me acordé de lo que he podido entender en la serie Ser Padres, que  cuando uno es bebé uno no reacciona por la definición de las palabras, evidentemente, sino que es a través de los movimientos del cuerpo de los padres cuando pronuncian las palabras. Entonces el bebé detecta y reproduce dentro de ellos mismos esos movimientos para experimentarse y dar un significado de aprobación o desaprobación, cualificando la energía como lo que le gusta o disgusta.  Así de 0 a 1 año el bebé responde a los sonidos a través de los movimientos físicos de los padres estando consciente de su propia experiencia física.

Entiendo que mi reacción en mi mente y en mi físico corresponde a alguna experiencia de alguna capa de la mente y cuerpo físico, a un nivel cuántico. Pero antes de entrar en otras dimensiones de la mente y lo físico, examinaré lo que apareció en mí como experiencia “negativa” con una reacción física de nerviosismo.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado reaccionar con desagrado al escuchar la voz de X a través de un audio.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado no darme cuenta que la reacción surgió dentro de mí mismo y por tanto responsabilidad mía.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado no darme cuenta que si es una reacción dentro de mí es debido a que yo la he creado como el movimiento de mi mente al cualificar ese sonido como desagradable.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado cualificar ese sonido como negativo, al definir la voz como temblorosa, nerviosa.


Aparece ahora el recuerdo de pequeño y mis padres me castigaban, yo hablaba con temor con una voz temblorosa, nerviosa y con un tono bajo, como muestra de mi arrepentimiento o miedo que sentía ante esa situación.


Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado conectar el escuchar la voz de X con una memoria de pequeño cuando mis padres me castigaban.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado no darme cuenta que esa memoria está dentro de mí condicionando el escuchar un audio con la voz de X.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado temer a mi padre cuando me castigaba, cambiando la expresión de mí mismo a través del habla.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado definirme a mí mismo dentro del temor cuando mi padre me castigaba.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar el castigo con el temor a mi padre, temiendo mi propio temor.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado cambiar mi tono de voz, expresándome con voz temblorosa y nerviosa, al sentir temor.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado experimentarme dentro de la inferioridad al sentir temor y por ello mostrar mi sometimiento con mi tono de voz.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar el temor con la emoción negativa de inferioridad.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado relacionar el castigo, con el temor, el temor con la emoción de la inferioridad, la inferioridad como la expresión del habla temblorosa y nerviosa, creándome una entidad energética dentro de un Personaje Temeroso.

Continuaré








lunes, 14 de abril de 2014

Día 446 El papel de las marcas en la autodefinición


Para un mayor contexto de este post se sugiere leer:



A la hora de buscar los patrones universales que nos definen a los individuos dentro de un grupo nos encontramos con el papel que juegan las marcas.

La marca es un signo distintivo de un producto o servicio en el mercado. Algunas personas resaltan el aspecto psicológico de la marca desde el aspecto experimental. El aspecto experimental consiste en la suma de todos los puntos de contacto con la marca y se conoce como la experiencia de marca. El aspecto psicológico, al que a veces se refieren como imagen de marca, es una construcción simbólica creada dentro de las mentes de las personas y consisten en toda la información y expectativas asociadas con el producto o servicios. Wiquipedia

Las marcas comerciales y la identificación con personajes públicos durante la adolescencia es una de las formas que tiene el individuo para encontrar un sentido de sí mismo y del mundo que contribuye a la fuerza del ego del adulto. Después durante la madurez la búsqueda de una marca personal no consiste solo en la apariencia externa y la impresión que causa. También incluye la manera en que la persona se diferencia de los demás. Igual que con las marcas comerciales, la marca personal persigue que la impresión causada sea duradera y sugiera el beneficio de la relación entre el titular de la marca y el observador.

Qué duda cabe que cada uno tiene su propia huella, la impresión que uno deja cuando se encuentra dentro de un escenario/situación, y esa huella es la que nos identifica en nuestro mundo. La cuestión es que esa huella se ve envuelta de numerosas capas en las que más que señalar quien somos, mostramos en que nos hemos convertido por nuestro sistema de conciencia de la mente, aquello que hemos aceptado y permitido definir como nuestra identidad. Y para rescatar esa primera impresión tenemos que deconstruir todos los pensamientos e imágenes que hemos superpuesto.

Todos buscamos una identidad, incluso los países refuerzan la idea de una marca de identidad para que se les reconozca como algo genuino. Por ejemplo está muy de moda reforzar la identidad española ahora que surgen voces de independencia por parte de alguna autonomía y para ello ha surgido lo que se denomina como “Marca España”: 

El Objetivo Marca España 2020 es afianzar una imagen de España como potencia económica y política entre los primeros países del mundo; una visión de país tradicional y moderno al mismo tiempo; sólido y solidario; diverso; flexible y abierto al cambio. 

Lo que podemos observar que su creación forma parte de una política de marketing donde para la mayoría de la ciudadanía no tiene ninguna credibilidad ya que la realidad es muy tozuda y los datos están ahí: tasa de paro alrededor del 25% de la población activa, lo que supone más de 6 millones de personas en desempleo, donde el paro juvenil está por encima el 50%.   ,la deuda pública a día de hoy es del 96 % del PIB , España es el segundo país, después de Rumanía con mayor tasa de pobreza infantil el 29,9 %,, el 12% de los españoles que trabajan no ganan suficiente para superar la pobreza, tenemos la mayor tasa de abandono escolar prematuro de Europa, un 24,% frente al 12,7% de media europea.  

Con todos estos datos quiero señalar de cómo cuando uno quiere “crearse una identidad” lo que está haciendo es alejarse de la realidad y reforzar una imagen a base de tópicos y definiciones que uno ha tomado como la información conocimiento que uno tiene de sí mismo para presentarse de la manera mas aceptable posible.

Gracias






miércoles, 9 de abril de 2014

Día 445 La definición como automanipulación

Continúo explorando como es que cuando nos definimos a nosotros mismos, u a otros, estamos creando identidades energéticas mediante pensamientos, sentimientos, emociones, imágenes y backchats/conversiones internas. Donde estas identidades energéticas nos hacen experimentar dentro de la inferioridad o la superioridad al compararnos con los demás. Y lo que he encontrado es que las definiciones nos sirven de excusa para evaluarnos, ver el valor/cualidad/característica que uno tiene en su sociedad, sin darnos cuenta que adquirimos una identidad que cada uno ha aceptado y permitido etiquetarse. Así es como nos manipulamos a nosotros mismos en nuestra mente para separarnos de quien en realidad somos desde la Igualdad de Vida y la Unicidad, como Uno y en un Todo, igual dentro y afuera. De manera que para deconstruir esa identidad uno tiene que caminar su mente y eliminar los constructos mentales que se ha creado para sí mismo y los demás.

En este post continuaré deconstruyendo mis patrones interpersonales en la definición de otros individuos comenzados a caminar en el Día 444, donde caminé el Perdón a uno mismo

Para un mayor contexto de este post se sugiere leer:



Patrón interpersonal en la definición de los individuos

Aplicación correctiva

En y cuando me vea a mí mismo definir a una persona por su lugar de nacimiento, por su origen familiar, por su modo de vestir, por su nivel cultural, por su estatus social, por su ideología política, por sus creencias u cualquier otro aspecto individual, me detengo y respiro. Una de las cosas que me doy cuenta al definir a otra persona al verlo según mi punto de vista/opinión, es que no cambia nada de la realidad de esa persona, sino que lo que cambia es el movimiento de mi mente hacia una posición donde me veo como juez de otros individuos, creyendo que juzgándolos me sentiré superior. De esta manera entiendo que los juicios llevan dos movimientos; uno el del desprecio hacia otra persona, y el otro hacia un empoderamiento de mi ego mental.

Acaso definir (explicar una persona de manera definitiva su actitud u opinión) no es la manera en que nuestra mente ha aprendido para verse a uno mismo y a los demás para situar a cada uno en determinado lugar, para de este modo compararse, y en ello utilizarlo para humillar/herir/ofender/despreciar o ensalzar/magnificar/elogiar. Entonces la definición que utilizamos, en separación de uno mismo, es para seguir moviéndonos como la mente, o lo que es lo mismo, para mantener la energía de los sistemas de conciencia, que hemos creado a través de utilizar la definición como un elemento para generar más pensamientos, sentimientos, emociones imágenes, backchats/conversaciones internas. En definitiva hablar por hablar sin obtener más resultados que reforzar el personaje/personalidad con el que nos sentimos identificados: juez, dogmático, intolerante, inquisidor, censor, etc.

Me doy cuenta que al definir a una persona tenemos la excusa para no investigar lo que hay detrás de esa definición en nuestra propia mente,  y por otra parte nos excusamos/eludimos investigar las circunstancias de esa persona al existir y manifestarse de determinada manera. Quizá no conozcamos las circunstancias familiares, sociales, culturales, su mundo dentro de su cabeza, por lo que quizá nos podríamos encontrar con el resultado de unas circunstancias en las que uno y cada uno ha participado mantener en nuestro mundo.

Entonces antes de definir a otra persona me puedo preguntar:

¿Qué es lo que intento conseguir al definir a una persona?
¿Qué ventaja/favor estoy consiguiendo al definir a otros delante de otros individuos?
¿Cómo me veo yo mismo cuando estoy definiendo/juzgando a una persona?
¿Qué es lo que no me atrevo a investigar de esa definición en mí mismo?
¿Cuál fue el gatillo/desencadenante que me llevó a definir a ese individuo?
¿Qué intento ocultarme/manipularme al definir afuera lo que no entiendo dentro de mí?


Compromisos a seguir en lo físico

Me comprometo a investigar una y cada una de las palabras hasta eliminar toda la carga energética que he puesto, como cuando utilizo la definición para clasificar a un individuo según mi sistema de conciencia que he generado como mi propio diccionario/valoración, donde he creado una realidad alternativa que solo existe dentro del mundo que hay en mi cabeza, como mi propia burbuja.

Me comprometo a redefinirme a mí mismo como la Vida a través de las palabras, donde observaré la realidad que ocurre delante de mis ojos en lo físico y describiré los momentos como la realidad que está ocurriendo utilizando mi mente para apoyarme en esa descripción, integrada en lo físico, describiendo lo físico íntegramente. Así a medida que vaya avanzando podré ver lo físico como uno, dentro y fuera, como yo mismo. De esta manera, libre de condicionamientos mentales, podré ver la Vida que está latiendo y respirando en cada momento, desde la estabilidad, la unicidad y la igualdad.

Me comprometo a seguir caminado mi mente en este Viaje Hacia la Vida hasta que todo esté hecho.

En el próximo post continuaré con los patrones universales y como estos sirven para colocar etiquetas en separación de lo físico, y como estás etiquetas sirven para crear negocio, convirtiendo la manipulación de nuestro sistema de conciencia en dinero, y el dinero como poder, y el poder como esclavitud.

Disfruta!