lunes, 30 de junio de 2014

Día 472 Tomar responsabilidad de otros. MDP 8



8.      Con el tomar responsabilidad de mí mismo, volviéndome consciente de mí mismo – tomo responsabilidad y me vuelvo consciente de otros en mi vida, para asistirlos y apoyarlos como estoy asistiéndome y apoyándome a mí mismo – dar como me gustaría recibir y hacer el extra cada día de ver dónde puedo contribuir a las vidas de otros y así también a mi propia vida. 


Ya estuve viendo en el punto 5  el camino que estoy realizando para tomar responsabilidad mí mismo como mis pensamientos, palabras y acciones, no con el propósito de machacarme, lol, sino para hacerme cargo y ser consciente de las consecuencias de vivir como creador de mi propia vida. Y aquí quiero avanzar en este punto 8 con el enunciado que se refiere a “tomar responsabilidad y hacerme realmente consciente de otros en mi vida para asistirlos y apoyarlos como como estoy asistiéndome y apoyándome a mí mismo”.

Lo primero que encuentro en mis relaciones con los demás es que yo soy el principal obstáculo que impide crear un entendimiento, pues me doy cuenta que en la mayoría de ocasiones mi punto de partida es el prejuicio. En el sentido de que es el primer rechazo/resistencia con el que me presento ante un individuo o situación, para conservar mi autoimagen. Entonces cualquier cosa que suceda dentro de esa comunicación solo servirá para sustentar y apoyar mi propia creencia sobre el otro. Siendo consciente de esto, para solucionarlo, no puedo dejar de revisar mi mente y estabilizarme para que las palabras que surjan de mi boca o en la escritura no apoyen no surjan de una reacción mental. 

De hecho todo el proceso que estoy llevando con las herramientas de Desteni y lo que he caminado hasta aquí, en parte consiste en investigar y reflexionar sobre la manera en que me relaciono con los demás, ya que mirando esas relaciones estoy encontrando los patrones, condicionamientos y mecanismo que utiliza mi mente para apoyar una determinada personalidad/personaje que como entidad energética le he dado cabida, hasta dominar y dirigir quien soy yo en mi mente.

Una vez que voy desmantelando estas estrategias y recursos que mi mente ha utilizado por largos años, y que voy encontrando dentro de mí a través de la “honestidad como uno mismo” consigo avanzar en mi propia integración como individuo. De manera que puedo mirar y ver a los demás desde el punto de partida que no tengo nada que defender intelectualmente, nada que ganar ni nada que perder, sino plantear un punto de vista apelando a la búsqueda del sentido común, como lo que es mejor para uno y para todos en igualdad.

A partir de ese momento me doy cuenta con más claridad del problema en mis relaciones, de las discusiones, tensiones y enfrentamientos dialécticos, donde quería defender mi postura no para buscar una solución o entendimiento sino para reforzar el ego de mi mente. Así me doy cuenta que el problema en las relaciones es el juicio que establezco hacia una persona o situación, donde observo que no es más que la inseguridad que presento por no estar a la “altura de las circunstancias”, o no dar una imagen de solidez intelectual, en el sentido de verme un hombre con experiencia y conocimiento, lol.

Esta necesidad de definir y catalogar a los demás dentro de un cajón mental/carpeta me he dado cuenta que solo sirven para verme con seguridad para enfrentarme a otros, y aún más me doy cuenta que en esas situaciones me convierto en un individuo o bien agresivo,  o amable, o tolerante, o comprensivo, o complaciente, etc. No dándome cuenta que en esa situación dejo de ser yo mismo para convertirme en una tipología de personalidad, como reacción a la imagen que quiero dar, y no como quien soy en realidad.

Todo esto impide que sea una comunicación real donde cada uno expone su perspectiva como expresión de uno mismo, en cambio se convierte en una relación de personajes donde cada uno busca aumentar su propia autoestima a base de conservar la imagen/mascara que uno se ha creado, o simplemente salir ganador en el enfrentamiento creyendo que con  mejores argumentos intelectuales, mayor información, mejor dialéctica, etc., uno se ve superior a otro, cuando solo forma parte del ego de la mente.

Por lo que voy viendo el problema no está en la comunicación en si misma sino el punto de partida, en la relación de mi mente y yo mismo, previa al inicio de la comunicación. Se trata de ver ese punto de partida, y saber escuchar no ya mi mente desde la reacción, sino mi mente estable integrada en mi cuerpo físico sin ninguna tensión, y desde aquí oír las palabra concisas con las que uno mismo y la otra persona nos comunicamos. Y si hay una palabra en la que se puede dar una concepción distinta, un matiz diferente aclararlo, y no continuar la conversación con suposiciones que puedan llevar a la distorsión del mensaje.

A partir de este punto de compresión de uno mismo y del otro, como punto de unicidad e igualdad, uno puede acercarse a otro sin ninguna pretensión más que la de buscar soluciones, en lugar de crear reacciones emocionales, que en ultima instancia no son mas que manifestaciones del propio conflicto. Aquí uno deja de escuchar su mente, con conversaciones internas, donde elabora las respuestas mientras la otra persona habla, sino que uno aprende a escuchar no ya desde la propia distorsión,  sino desde  la expresión del otro mediante palabras.

Una vez desaparecido todo el ruido y siendo consciente de lo que las palabras significan en la comunicación, como la expresión de uno mismo, puedo tomar responsabilidad y me vuelvo consciente de otros en mi vida, de manera que puedo asistirlos y apoyarlos como me estoy asistiéndome y apoyándome a mí mismo. Y en este sentido hacer un extra cada día de ver dónde puedo contribuir a la vida de otros y así también a mi propia vida, tal y como muestra esta Declaración.


En el siguiente post aplicaré las herramientas de Desteni para seguir desmantelando las estrategias de mi mente en relación a la comunicación con los demás.

Gracias, 

Investiga



                                                           

                                                                  Art by Andrew Gable








sábado, 28 de junio de 2014

Día 471 Vivir el Principio de Consciencia de Uno Mismo. MDP 7


7.      Vivir el Principio de Consciencia de Uno Mismo – ser consciente, ver, reconocer mis propios pensamientos y mi propia Mente, ser honesto como uno mismo al grado en el cual puedo tomar responsabilidad cuando veo que mis pensamientos / mi Mente no es lo que es mejor para mí / otros y comprometerme a inmediatamente tomar responsabilidad y cambiar por mí mismo e igualmente para otros.


Este punto de mi Declaración de Principios significa un gran cambio en la percepción de mí mismo, pues con anterioridad a este proceso no había visto en detalle la diferencia entre lo que indica la consciencia de uno mismo y la conciencia. En inglés está bien diferenciado con las palabras awareness (consciencia)  y  consciousness  (conciencia). Para poner claro el punto de partida a lo que me estoy refiriendo expondré su significado.

Por conciencia (awareness) la RAE lo define como "Actividad mental a la que solo puede tener acceso el propio sujeto". En psicología "Acto psíquico por el que el sujeto se percibe a sí mismo en el mundo". En cambio por consciencia (consciousness) la RAE lo define como un proceso de “darse cuenta”: conocimiento inmediato que el sujeto tiene de sí mismo, de sus actos y reflexiones.

Para ir un poco más allá diré que la conciencia hace referencia a un sentido moral, y al mismo tiempo expresa un conocimiento reflexivo de las cosas. Ejemplo: “Mi conciencia me dice que debo actuar en aquella dirección”;  a lo que se le supone un conocimiento al que ha llegado uno debido a su actividad intelectual, por lo que entraría en un juicio personal de carácter moral sobre lo que es bueno y malo. 

En cambio consciencia se refiere al conocimiento inmediato que el sujeto tiene de sí mismo, de sus actos y reflexiones. Por ejemplo cuando una persona ha tenido un accidente el profesional sanitario en primer lugar se interesa por su grado de consciencia, por su capacidad de responder por sí mismo. Por lo que esa capacidad inmediata del ser humano de verse y reconocerse a sí mismo es lo que se refiere cuando uno está consciente, en el sentido de darse cuenta, a diferencia de la conciencia que señala  juicio moral.

Después de esta introducción, quiero decir que me he dado cuenta que a lo largo de los años fui desarrollando y ampliando mi conciencia a través de la información/conocimiento pero que esa actividad mental que realizaba no me sirvió ni para cambiarme a mí mismo, ni mi entorno, sino para entrar en diferentes planos de la mente, como ya he ido exponiendo a lo largo de este blog. En cambio la aplicación de la consciencia me está sirviendo no solo para hacer una introspección y reflexión sobre mis actividades pasadas, sino especialmente para darme cuenta de cómo estoy existiendo aquí, en mí ser en la mente y en mi cuerpo físico. Pues ya no es una actividad separada de mi realidad física a la que llego a diferentes conclusiones, sino para ver que mis actividades tanto dentro de mi mente como afuera en lo físico puedo verlas, detenerlas y cambiarlas, si es que me aplico en la honestidad como uno mismo y tomo responsabilidad por lo que ocurre.

Así el propósito de este punto de la Declaración es ser consciente de quien soy en cada momento. Y eso significa ir ampliando la presencia de mi ser dentro,  y dejar de existir bajo la merced de los estímulos externos que han dirigido mi conducta y  arrastrado a reacciones de las que no he tenido control, sino ver, darme cuenta y entender que mi participación en este mundo debe partir del empoderamiento que proporciona la consciencia de quien soy en cada momento.

Todo este proceso de ser consciente quien soy en cada momento es lo que voy realizando a través de la escritura en este blog, en privado y DIP Pro, donde voy exponiéndome a mí mismo los pensamientos, imágenes, conversaciones internas, sentimientos y emociones que han guiado mi conducta hasta estos días. Esa aplicación me está llevando a descubrir con mis propias palabras la manera en que me he creado múltiples personalidades y personajes, que como mascara y distorsión de quien soy habían tomado el control de mi conducta. Así lo he visto, por ejemplo, en mis personalidades, como Controlador,  Manipulador,  Presuntuoso, DiscapacitadoHeridoEspiritualImaginarioNerviosoCalculador, etc

Por último este proceso con respecto a la consciencia de uno mismo se asienta en dos bases: en la honestidad como uno mismo, haciendo  una clara referencia a que no me ocultaré a mí mismo ningún pensamiento, sentimiento y emoción que haya realizado, por mucho que me duela; y en la responsabilidad, donde me hago cargo de las consecuencias de mis palabras y acciones que se hayan producido tanto dentro de mí, existiendo en la mentira, automanipulación y separación de mí mismo, como en mi entorno, siendo consciente que con mi participación estoy cocreando el mundo que vivimos, por lo que tomo mi parte para corregirme y corregir lo que produzco en este mundo. Esto es lo que entiendo y aplico hasta este momento en esta Declaración de Vivir el Principio de Consciencia de Uno Mismo.

Gracias

Investiga

                                                             by Desteni Artists






martes, 24 de junio de 2014

Día 470 Darme cuenta que quien soy en el pensamiento, palabra y acción no sólo me afecta a mí mismo… también a mis relaciones. MDP 6


6.      Darme cuenta que quien soy en el pensamiento, palabra y acción no sólo me afecta a mí mismo – sino a otros también y así con la Responsabilidad de Uno Mismo en pensamiento, palabra y acción – tomo responsabilidad por mí mismo y también por mis relaciones para ser Consciente de Uno Mismo en cada momento y vivir de tal manera que sea lo mejor para mí e igualmente para otros también.



Una de las dificultades que tuve al principio de caminar este proceso de “darme nacimiento como uno mismo en lo físico” a través de vivir las palabras como uno mismo, fue entender que dentro de mi mente yo me estoy convirtiendo en mis pensamientos. No entendía el detalle de como me afectaba un pensamiento cuando está pasando por mi mente, sin darme cuenta que yo mismo lo estaba aceptando y permitiendo y  que continuará allí, y por ende no saber como darme dirección, desconociendo su origen y su aparición en un momento determinado.

Claro que había oído la famosa frase de que “somos lo que pensamos”. Pero a decir verdad la vivía como una frase hecha/muerta, que quedaba muy bien para parlotear y  no decir nada de su contenido. Así en lugar de investigar la definición de mí mismo a través de las palabras “negativas” que surgían en mi mente, las negaba y olvidaba de manera deliberada para no afrontar la otra cara de mí mismo dentro de mi mente secreta. Entonces lo que hacía era utilizar palabras “positivas” para atraer experiencias agradables. Y así crearme “buena energía”, “buena vibración”, y todo tipo de pajas mentales como estrategia de mi mente para no descubrirme a mí mismo quien soy yo en mi pensamiento. 

De aquí que para darme nacimiento en lo físico, a lo largo de este proceso me estoy redefiniendo a mí mismo en cada palabra, eliminando todo lo que le he añadido a cada una a lo largo de mi existencia, tanto como experiencia positiva como negativa. Así es como me voy convirtiendo en la expresión de mí mismo como lo físico, en el sentido de ser uno e igual a la palabra.  

Otra de las cosas que estoy viendo es que las palabras son inocentes, en el sentido de que no son ni positivas ni negativas, ya que cualquier palabra tiene cabida si está reflejando la realidad en honestidad como uno mismo, y no como ataque deliberado, prejuicio, o insulto. Así las palabras se convierten en una comunicación viva que le lleva a uno a realizar su propio empoderamiento.

Todo esto me está llevando a hacerme cargo de mí mismo, a tomar responsabilidad de una y cada una de las palabras que pienso, comunico y realizo. Dándome cuenta que estoy comenzando pero que puedo notar el cambio que se está produciendo en mí al dejar paulatinamente de relacionarme desde una imagen/mascara/personalidad, creada para producir una determinada impresión en los demás. Sino que ahora soy yo mismo quien en cada palabra, pensamiento, comunicación y acción voy realizando una impresión en mí mismo para como dije más arriba “darme nacimiento a mí mismo en lo físico”. Donde en lugar de querer impresionar a los demás, me imprimo en cada una de las palabras, soy yo mismo en la palabra, manifiesto quien soy desde la liberación de toda polaridad, la transparencia y la honestidad como uno mismo. 

Por otra parte me doy cuenta de que yo era víctima de mis palabras, ya que cada una me afectaba de determinada manera, por ejemplo negándome a mí mismo, proyectando culpabilidades, haciendo responsable a los demás. Todo ello representaba la separación que había entre mi yo como la mente y lo que decía a los demás.  No dándome cuenta que a quien en realidad me estaba refiriendo en última instancia era a mí mismo, pero había desarrollado la astucia de manipular las palabras para hacer responsables a los demás de lo que yo había provocado. Como siempre autoengaño pues si en realidad las palabras nos representan, y esas palabras hablaban de quien era yo dentro de mi mente, era yo quien las decía, sin duda la manipulación era hacia mí mismo en primera instancia.

Por eso es interesante investigar y entender el detalle de nuestra mente y las estrategias que utiliza para no tomar responsabilidad de uno mismo como las palabras. Al respecto Desteni hace una descripción especifica de los mecanismos de la mente pero que si uno no los aplica, no mira dentro de su mente y pone delante de si cada una de sus palabras frente a sí en la escritura, la información se queda en solo conocimiento, que con el tiempo se convierte en basura para la propia mente. Aquí tienes una herramienta.    

Por ultimo en esta sexta Declaración de Principios se indica que “tomo responsabilidad por mí mismo y también por mis relaciones”. Queda visto como tomo responsabilidad por mí mismo a través de las palabras que me definen quien soy,  pero ¿qué entiendo y como vivo el tomar responsabilidad de mis relaciones?. Este es un punto que me encuentro en los inicios, pues de momento estoy avanzando en tomar responsabilidad de mí mismo. Pero en este proceso voy encontrando que los demás son igual que yo, cada uno con su peculiaridad, y si puedo entender como me hice a mí mismo, puedo entender quién es cada uno según su mente ya que sus palabras delatan quien uno es como su mente y su vida. Por lo que el desarrollo de mí mismo no puede avanzar sin que también me responsabilice de las personas con las que me relaciono en mi entorno, en el sentido de estar disponible para ofrecer lo mejor de mí y buscar una solución que sea lo mejor para uno y para todos en igualdad.

Me doy cuenta que en este punto las relaciones también representan quien soy. Me doy cuenta que la relación que establezco con los demás es la misma relación que establezco con mi mente, donde solo tiene cabida o la deshonestidad o la honestidad como uno mismo, no veo otra.


Me comprometo a seguir avanzando en el entendimiento de mi mente a través de las palabras, pensamiento y acción, y dentro de ello estar atento para descubrir si me estoy expresando en honestidad como uno mismo o deshonestidad.

Me comprometo en aumentar la presencia de mi ser en la mente y como uno en mi cuerpo físico, ya que entiendo que no es posible darse nacimiento a sí mismo como lo físico, si uno no toma todas las partes de sí mismo - el ser, la mente y lo físico – y lo vive como uno.

Me comprometo a seguir investigando sobre el grado de responsabilidad que estoy tomando en todas mis relaciones, y avanzar en la realización efectiva de “tratar a los demás como me gustaría ser tratado”, ya que entiendo que de la misma manera en que me relaciono con los demás es como yo me estoy relacionando conmigo mismo.

Gracias.

Investiga
Canal Desteni Español


                                                                       Desteni Artists



lunes, 23 de junio de 2014

Día 469 Vivir el principio de responsabilidad de Uno Mismo. MDP 5



5.      Vivir el principio de Responsabilidad de Uno Mismo – dándome cuenta que sólo soy responsable por lo que acepto y permito dentro de mí, mis relaciones y mi mundo exterior y así con esta responsabilidad: sólo tengo el poder y habilidad de cambiar aquello que veo está comprometiendo quien soy, lo que vivo y cómo esto afecta a otros. 


Lo primero que recuerdo en relación a darme cuenta de lo que lo que significa la responsabilidad, en el sentido de hacerme cargo de mi conducta, fue cuando de pequeño mis padres me dijeron en una ocasión que parara de llorar, lol. Fue en ese momento en que descubrí que esa era mi decisión, una acción que yo solo podía hacerme cargo y detener, pues quien podía dirigirlo hacia un tipo de respuesta era yo solo. Entendí que por mi respuesta podría recibir, o no, una reprimenda por ello. Entonces asocie que la responsabilidad tenia que ver con el verme solo ante una decisión y afrontar las consecuencias. 

Así descubrí como mi comportamiento tenía unas consecuencias, y que la aceptación de los resultados dependían del grado de aprobación que los demás hacían de todo ello.. Lo que indica que mi responsabilidad empezó a desarrollarse en función de la aceptación de los demás, y no de cómo me veía yo en relación a esas conductas y las consecuencias que tenían para mí mismo. Es decir de cómo me percibía, del grado de satisfacción que sentía. Por lo que mi educación, como la que la mayoría hemos recibido, no está en función de lo que vive uno dentro de sí mismo, sino en función de las expectativas y cultura que han recibido nuestros progenitores, profesores y sociedad en la que uno vive. Entiendo que esa fue una forma de socializarme/educarme en aquel tiempo donde tenía que adaptarme a las reglas/normas culturales del momento sin considerar lo que vivía dentro de mi, en mi propia cabeza, y las consecuencia que tenia sobre mi destino. Y por la que nadie pide responsabilidad, y menos uno se la pide así mismo, sino que toda esa información permanece dentro de la mente secreta, oculta a los demás, sin que uno se pida cuentas así mismo. 

Más tarde la responsabilidad la viví a través de las relaciones con mis cosas, mi aseo, mi vestimenta, mis estudios y eventualmente con el cuidado de mis hermanos pequeños. Fue un periodo en que empecé a darme cuenta de que de las expectativas que los demás tenían sobre mí recibía un tipo de consecuencias por mis conductas, especialmente de mis padres, de manera que las consecuencias de mis acciones dependían nuevamente de su aprobación. Por lo que mi responsabilidad estaba en función de los resultados/comportamiento que los demás esperaban de mí. Y sin embargo nadie me enseñó a que me hiciera cargo también de mis pensamientos como origen de mis acciones, de los "pájaros que volaban en mi cabeza". Lo que significa que uno tiene que explorar la aparición de pensamientos, imágenes, recuerdos, sentimientos y emociones que se inician en la mente ya que determinan nuestro presente y nuestro futuro, y como causa de lo que vivimos cada uno, y todos en este mundo.

Después la responsabilidad pasó a depender de las decisiones que tomaba en relación a mi futuro, de si quería estudiar un tipo de carrera u otro, de si quería hacer una cosa u otra. Entonces la responsabilidad no la veía solo en función de los resultados  sino en mi forma de pensar, en mis afinidades,  en mi manera de interpretar mi mundo y en los resultados que obtenía. Así por ejemplo la mayor decisión que tomé en mi juventud fue marcharme de casa de mis padres a los 19 años para irme a vivir a una comunidad de practicantes de yoga, un ashram. No entraré en detalles sobre los motivos que ocasionó esta decisión, caminados extensamente en este blog y en privado, pero para entenderlo dentro del contexto de la responsabilidad,  lo experimenté como el primer acto de “libertad”, entendido como una decisión consciente,  y dándome cuenta de las consecuencias que creaba en relación a mi mismo, mi familia y mi trabajo. Pero en aquella ocasión no  exploré cuales fueron los pensamientos y experiencias energéticas que me llevaron a marcharme, por lo que si no conocía el origen real tampoco podía verme responsable en la totalidad de la palabra, sino como víctima de las decisiones que había tomado en  mis pensamientos ocultos, en el sentido de no querer prestar atención a todo lo que aparecía en mi mundo interno.

Claro está que me faltó ver, darme cuenta y entender en aquel momento el origen de esa decisión en relación a lo que estaba almacenado en mi mente, por lo que esa decisión estuvo en función de mi interés personal y como huida de una situación en donde en lugar de afrontar los problemas que estaba viviendo a nivel de enfermedad, relaciones con mis padres y trabajo, decidí experimentarme para encontrar un mundo ideal que solo existía en mi cabeza.

Lo que quiero decir con todo este relato personal en relación a la responsabilidad, es que normalmente uno no se hace responsable, sino que en ocasiones culpamos  a los demás de nuestras decisiones, incluso de las consecuencias de nuestros actos: "es que tú tuviste la culpa de que yo hiciera...... y respondiera de esa forma",. Sin darnos cuenta que una decisión es el resultado de una experiencia mental donde han aparecido unos pensamientos, imaginaciones, recuerdos, sentimientos y emociones, donde no nos paramos a observar lo que todo ello significa en nuestra conciencia. Ya que nos permitimos y aceptamos crear todo una serie de ideas y creencias de las que no tomamos responsabilidad, viviendo no solo en la inconsciencia, sino en la voluntaria irresponsabilidad de quienes somos, de lo que hacemos con nosotros mismos y de lo que hacemos a los demás con nuestras conductas.

Dicho de otra manera, la responsabilidad primero comienza en algo que no ponemos atención, y sin embargo es uno mismo quien lo crea, una sucesión de pensamientos que aparecen fuera de la aplicación práctica de nuestro mundo, y que en definitiva determinan nuestra decisiones y existencia. Por lo que la responsabilidad la entiendo no solo por nuestros actos, como por ejemplo doy un golpe y rompo un cristal de una oficina bancaria, sino sobre aquello que ocurre previamente en mi mente. – los bancos son los responsables de que yo no pueda acceder a los bienes y consumos que necesito. Pues es ese pensamiento es delo que uno tiene responsabilidad,  de lo que acepto dentro de mí, y sin embargo no se tiene control. Pues en definitiva la manera en que uno se relaciona con las personas y las cosas es la manera en que uno se relaciona consigo mismo, no dándonos cuenta que lo que hacemos fuera es lo que nos hacemos dentro. Esa es la igualdad inconsciente: "como se es adentro se es afuera"

Con todo esto he intentado compartir mi perspectiva sobre lo que significa el Principio de Responsabilidad por el que voy desarrollando mi empoderamiento para dirigir mi vida, ya que voy descubriendo lo que acepto y permito dentro de mí, mis relaciones y mi mundo exterior, para de esta forma tomar absoluta responsabilidad de la totalidad de mi ser en la mente y en lo físico, en los actos y en los pensamientos. Ya que me doy cuenta que si conozco lo que he hecho dentro de mí y para mí mismo, podré no solo cambiar quien soy, sino también mi comportamiento.


Por todo ello me comprometo a mí mismo a seguir tomando responsabilidad de más aspectos de las personalidades que me he creado a lo largo de mi existencia explorando los pensamientos, sentimientos y emociones que surgieron antes de su creación y en su persistencia.

Me comprometo a desarrollar la presencia dentro de mí mismo para descubrir lo que está ocurriendo en mi mente en separación de lo físico, actuando como una fantasía, para mediante el respiro detenerlo y per-donarlo, y así donarme la oportunidad de cambiarlo mediante la aplicación correctiva.

Me comprometo a ser un ejemplo de que el cambio de uno mismo es posible realizarlo tomando como punto de partida la honestidad como uno mismo, la escritura, y la responsabilidad de la totalidad de uno mismo dentro y fuera, en pensamientos y acciones, y en ello realizar lo que es mejor para uno y para todos en igualdad.

Gracias.


Investiga



                                                             by Matti Freeman


domingo, 22 de junio de 2014

Día 468 La purificación de Uno Mismo a través de la Escritura. MDP 4



4.      La purificación de Uno Mismo a través de la Escritura, el Perdón a Uno Mismo y la Aplicación como Uno Mismo – la acción de darme cuenta que soy responsable por mis propios pensamientos, palabras y acciones, para perdonarme a mí mismo por mis transgresiones y cambiarme a mí mismo para asegurarme que tomo responsabilidad por quién, qué y cómo soy y a través de esto saber que puedo confiar en mí mismo para siempre ser honesto conmigo mismo y también con otros.


Nunca pensé que la escritura tuviera los efectos que encuentro cuando escribo utilizando las Herramientas de Desteni: Perdón a Uno Mismo, Declaración Correctiva y Aplicación como Uno Mismo, descubriendo los caminos que ha tomado mi mente para desarrollar toda su hegemonía y escribir su propio guion. Antes de empezar este proceso tenía algunos conocimientos de psicología desde el punto de vista académico y esotérico, pero ha sido mediante estas Herramientas que voy descifrando la peculiaridad de pensamientos, imágenes, emociones y sentimientos con las que me fui construyendo dentro de múltiples personalidades.

La premisa o punto de partida de este recorrido está siendo la “honestidad como uno mismo”, a veces brutalmente honesto, pues a la propia mente no le gusta verse desmantelada de sus propios patrones, imágenes, creencia e ideas, que se ha creado para evolución y desarrollo de la mente en separación de lo físico.

Es curioso observar que antaño mi mente había evolucionado dentro de diferentes sistemas de conocimiento/información, creando un orden y  una estructura mental en el que me novia ascendiendo a diferentes planos de la conciencia. Y lo que he visto es que las diferentes experiencias que me procuré se mantuvieron dentro de los diferentes planos de la mente sin tener una incidencia práctica en mi propia realidad. Por lo que entiendo que la evolución en los planos de la conciencia no asegura un cambio real de quienes somos como individuos, sino que crean un bloque de conocimiento/información que no hace una diferencia en la vida, sino como evolución de la mente. Como lo podemos observar por ejemplo en los regímenes políticos donde a lo largo de la historia ninguna ideología, hasta ahora ha sido capaces de mantenerse y realizar una diferencia en nuestro mundo.

Otro punto fundamental en mi proceso fue darme cuenta de que si yo me hice a mí mismo, todo en lo que me he convertido es “responsabilidad” mía. De aquí que el principio de responsabilidad sea otro de los puntos fundamentales para caminar este proceso junto con la “honestidad como uno mismo”. Recuerdo que tiempo atrás recurría a la creencia de que lo que me ocurría era debido a la “voluntad de dios”, que aunque no lo comprendiera, “siempre quiere lo mejor para sus hijos”. O también que los sucesos tienen una causa karmica y uno tiene que pagar las consecuencias originadas en vidas pasadas, y aprender en esta vida de las situaciones dolorosas. Esto indicaba una actitud pasiva por mi parte, en la que en lugar de investigar en sus causas, subía la idea al plano de la conciencia que hace referencia a la “voluntad de Dios” o al “karma”, por lo que hacía una separación entre los sucesos/eventos/acontecimientos y yo mismo. Eso significaba un alejamiento de mi realidad en este mundo, dejando que los sucesos pasaran sin investigar el detalle de la influencia de mis patrones mentales y personalidades.

Por ello en la escritura encontré el apoyo para ponerme a mí mismo delante de mis palabras, y reconociendo lo que me había hecho, perdonarme a mí mismo y darme de nuevo la oportunidad de realizar un cambio real, poniendo por escrito mis correcciones y mis compromisos para que eso pudiera llevarlo a la realidad.

Todo esto forma parte de la purificación que esto llevando a cabo, no en el sentido religioso/esotérico, sino en el sentido de eliminar las imperfecciones que he ido acumulando durante la construcción de mi conciencia.  


Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado no darme cuenta que quien soy no es solo lo que mis pensamientos deciden, o las reacciones de mis emociones o la expresión positiva de mis sentimientos, cuando lo hacen dentro de una ideología o creencia, sino que quien soy está aquí en lo físico, y físicamente tienen que realizarse las cosas considerando a quien le afecta, y no verlo después como quien lo sufre, el cuerpo físico.

En y cuando me vea a mí mismo utilizar mis pensamientos, sentimientos y emociones separados de la expresión de mí mismo, como por ejemplo cuando quiero defender mi ideología o creencia por encima de la contabilidad de lo físico - 1+1=2, me detengo y respiro. Cuando quiera ver un asunto con claridad me escribiré, ya que he encontrado con el principio de responsabilidad y el punto de partida de la “honestidad como uno mismo” que me puedo ver en mis palabras y reconocer como me estoy dirigiendo, si como una idea/creencia, o como la expresión de mí mismo. Por lo que intentaré ser especifico, claro y directo en cómo me quiero dirigir.


Me comprometo a seguir el proceso iniciado para seguir viéndome desde mi mente como me he construido, de manera que al ver como llegué hasta aquí, poder cambiarme. Me comprometo a mantenerme estable en esta decisión hasta que todo este hecho, y pueda vivir desde la integridad como uno mismo, igual dentro en la mente, como fuera en lo físico. 

Gracias.

Investiga





viernes, 20 de junio de 2014

Día 467 Vivir el principio de honestidad como uno mismo. MDP 3


 Continúo con Mi Declaración de Principios (MDP)


3.- Vivir el principio de honestidad como uno mismo – para asegurarme que soy puro en pensamiento, palabra y acción: que dentro y fuera yo soy uno mismo e igual. Quién soy por dentro es quién soy por fuera y viceversa.





Antes de iniciar mí Viaje hacia la Vida pensaba que la honestidad era simplemente no mentir a los demás, una norma social de conducta, y por tanto el cumplimiento de las reglas establecidas que todo miembro de una sociedad tiene que acatar. Pero nunca lo vi como una forma de apoyar todo tipo de vida sobre la Tierra más allá de las convenciones morales y normativas sociales que una sociedad pueda establecer. Entonces hay que especificar a qué tipo de honestidad me refiero: “la honestidad como uno mismo”.

Las actuales normas y leyes sociales son las que permiten que casi una cuarta parte de la población viva en pobreza o en peligro de exclusión social, que la mitad de la riqueza mundial esté en manos del 1% de la población, que se produzcan las guerras por intereses energéticos, que el negocio del sexo y la pornografía se haya convertido en uno de los grandes negocios, y por ello el tráfico de seres humanos, adultos y menores, por sexo se convierta en la tercera industria criminal, después del armamento y las drogas. Por lo que la honestidad al sistema en numerosas ocasiones es estar claramente en contra de la vida de las personas y los seres vivos.

¿Entonces que entendí y como aplico la honestidad como uno mismo? Por Honestidad como uno mismo entiendo que uno es claro y transparente consigo mismo, en pensamiento, palabra y acción. Lo que significa que procura evitar autoengañarse, y para ello hace el esfuerzo de conocer su grado de congruencia, es decir la coherencia de quien uno es. Lo cual requiere desentrañar su mente y descubrir cuál es el guion que uno ha llevado hasta ahora para convertirse en el personaje que aparece dentro de sí. Entiendo que eso es un proceso que necesita de dedicación, constancia y apoyo incondicional hacia uno mismo, pero no imposible para quienes están dispuestos a caminarlo.

Todo ello en lo que hacer referencia a mi individualidad, pero en referencia a las relaciones me rijo por “lo que es mejor para uno y para todos”. Y ¿Cómo sé que estoy aplicando ese principio en relación a los demás? Simple, no hay ningún tipo de ganancia personal, ni de prestigio, económico, psicológico, o cualquier otro tipo de superioridad. De manera que en el intercambio nadie sea ni más ni menos, ni superior ni inferior, ni bueno ni malo, sino uno mismo. Entonces en las decisiones se trata de llegar a acuerdos y entendimientos, valorando todas las aportaciones y aprendiendo de ellas.

Otro punto sería ver como uno se relaciona con el sistema que hemos creado con todas las deficiencias que he expuesto arriba. También simple, lo primero la Vida. El apoyo a toda vida sobre la Tierra sin importar la forma, por lo que las leyes establecidas que están en su contra combatirlas para cambiarlas por medios democráticos, pues solo con la voluntad de la mayoría se puede hacer un mundo diferente. Mientras, se trata de educarse individualmente y conocer como hemos creado los diferentes sistemas políticos, económicos, sanitarios, educativos, culturales, etc. No solo para descubrir que funcionan controlados por una élite, sino que cuando uno se conoce a sí mismo y conoce los sistemas nos empoderamos: haciendo poderosos y fuertes a los individuos y grupos sociales desfavorecidos.  

Actualmente está honestidad como uno mismo en una primera fase la estoy aplicando en la escritura, donde he decidido ser brutalmente honesto como uno mismo en lo que publico y en lo privado, viendo donde estoy en cada momento. Para ello aplico las herramientas de Desteni a través de las cuales me reescribo y redefino en el sentido de “lo que es mejor para uno y para todos en igualdad”. No entiendo otro camino donde se quiera realizar un cambio en la manera de ser, que no comience por investigar y descubrir como uno ha funcionado hasta ahora, y a partir de ahí escribirse un nuevo guion para su vida. En esto consiste el proceso hacia la Vida que propone Desteni.

Una vez que uno se ha puesto en camino van llegando diferentes realizaciones en donde por ejemplo uno se vuelve más estable. Y que quiere decir “ser estable”, pues sencillamente que uno ve y entiende que todo movimiento energético producido por emociones y sentimientos, producen estados de rechazo/aceptación, alegría/tristeza, amor/odio, en el que uno se mueve dentro de una montaña rusa dentro de la polaridad de la mente, dándose cuenta que es uno mismo quien los crea y por tanto su responsabilidad. Por lo tanto si uno descubre específicamente como se hizo así mismo, puede cambiarse al detalle. De aquí surge que se vaya eliminando progresivamente toda la estrategia secreta que incluso está oculta para uno mismo sino aplica esta “honestidad como uno mismo”,  ya que uno inconscientemente intenta perpetuarse dentro de su propia autocreación de la que tiene poca idea de cómo la llevó a cabo. Así el punto de estabilidad me proporciona la serenidad necesaria para afrontar cualquier evento que me acontezca ya que puedo ser transparente para mí mismo, y el mismo dentro y afuera.

Una vez recorrido un por un tiempo la estabilidad aparece la “expresión de uno mismo”. La expresión de uno mismo no veo cómo definirla, ni se si es necesario hacerlo, pues se explica por sí misma. Pero por decirlo de alguna manera y hacerla más comprensiva para los sistemas de conciencia diré que lo que entiendo es que consiste en “la acción que uno realiza en cada momento en total libertad sin condicionamientos mentales”. Lo que significa que uno no queda atrapado a ideas, prejuicios, creencias, ni pensamientos que dominan su mente, y sin embargo puede hacer referencia a ello sin verse identificado. Lo que sería equivalente a “ser del mundo pero sin ser de él”, dicho de otra manera convertirnos en la “palabra viva”, por la que ya no somos definidos por nuestras representaciones mentales sino como expresión de nuestra integridad con la vida.

Gracias.

Investiga


martes, 17 de junio de 2014

Día 466 Cáncer, quimioterapia y mis consecuencias. Parte 2


Este post es continuación del Día 465 donde puse en contexto mi respuesta de negación y aislamiento ante un cáncer en mi pierna y sus efectos secundarios. Allí investigué y descubrí los patrones escondidos en mi respuesta ante la enfermedad para darme la oportunidad de una vez conocido como lo hice cambiarme. Aquí voy a compartir como llevar a cabo ese cambio con la declaración específica de cómo realizarlo, para por último manifestar mis compromisos para reescribirme en un guion donde quien soy se convierta en lo que es mejor para uno y para todos en igualdad, eliminando toda agenda secreta.


Declaraciones correctivas

Lo que veo es que hay varios puntos relevantes a corregir:
Falta de aceptación por experimentar una enfermedad oncológica
Ocultamiento de la situación médica y sus efectos secundarios
Ocultamiento de que llevaba una peluca, no lo hablaba con mi entorno, solo algún amigo.
Autopercepción de sentirme humillado, con perjuicio/menoscabo de mi personalidad, ridículo, resultando una no aceptación de mi imagen física.
Y como consecuencias de todo ello aislamiento, temer que los demás descubrieran tanto mi situación médica como mi peluca.

En y cuando me vea a mí mismo querer negar psicológicamente la evidencia de una enfermedad, me detengo y respiro. Me doy cuenta que está demostrado que es más problemático negar una evidencia física que querer ocultarlo, ya que se necesita una gran inversión de energía emocional y un alto grado de sufrimiento inútil. Por lo que cuando me ocurra una enfermedad veré los tratamientos médicos más adecuados que quiero aplicarme y los efectos secundarios de cada uno de ellos, así como decidiré si es que quiero aplicarme un tratamiento médico o un tratamiento alternativo. Y en ello asumiré el estado global de mi organismo como los efectos secundarios. Pues me doy cuenta de que soy uno en y como mi cuerpo, y en esa relación con mi cuerpo soy yo mismo quien se expresa. Por lo que quien soy en la enfermedad es quien soy en mi mente.

En y cuando me vea a mí mismo dentro de una enfermedad veré que no hay nada que ocultar ya que en última estancia es uno mismo quien se oculta. Entonces veré que es lo que representa esa enfermedad en cuanto a mi proceso de vida, y que partes de mí mismo está representando esa enfermedad, por lo que negarlo sería como negar quien soy aquí en esta existencia. Por lo tanto podré hablarlo con normalidad con cualquiera que sea necesario o lo solicite, sin añadir ni más ni menos de lo que sucede.

En y cuando me vea a mí mismo ocultar dentro de la enfermedad los posibles efectos secundarios, me detengo y respiro. Me doy cuenta que negar lo que ocurre en mi organismo es como meter la cabeza bajo tierra, como los avestruces, para no ver lo que me está ocurriendo. En lugar de ello podré mirarme y ver que aquello es real, y negarlo es un absurdo que conlleva la creación de personalidades/personajes que me alejan de quien soy en realidad. Por lo que tendría que crearme imágenes ficticias en mi mundo, y me vería inmerso en mi propia mentira, fomentando que la mentira y el engaño sea posible gracias a mi participación, y de hecho continúe en este mundo: aparentar ser lo que no se es.

En y cuando me vea a mí mismo dentro de una enfermedad crearme la autopercepción que soy menos, o me veo ridículo y en todo ello sentirme humillado en mi orgullo, como consecuencia de la misma enfermedad y sus efectos secundarios, me detengo y respiro. Me doy cuenta que uno puede experimentar mala suerte, culpa, mal karma, o cualquier otro tipo de creencia al experimentar una enfermedad grave, cuando lo que veo es que puede ser debido a múltiples factores de tipo genético/línea de sangre, consecuencias ambientales, nutricionales, o de cómo uno se experimenta en este mundo a través de creencias, pensamientos, y de cómo interpreta su propia realidad. Por lo que negar cualquier enfermedad y sus efectos secundarios es como negar lo que tanto individual como colectivamente hemos creado en este mundo, sin necesidad de añadir otro tipo de creencias que no están aquí en lo físico. En lugar de ello tomaré mi parte,  en y como mi cuerpo físico, y asumiré mi responsabilidad como uno y como un todo. Ya que me doy cuenta que quien soy en relación a cualquier situación puedo corregirlo asumiendo mi responsabilidad modificando lo que era erróneo.

En y cuando me vea a mí mismo dentro de una enfermedad aislarme por autopercibirme como inadecuado/inaceptable me detengo y respiro. Me doy cuenta que el aislamiento es una huida de uno mismo, en el sentido de no querer afrontar lo que está ocurriendo en el propio organismo. Por lo que aislarse, en este contexto, es no querer mostrarse quien uno es como enfermo. Me doy cuenta que lo que me sucedió fue una falta de aceptación de todo el proceso de la enfermedad, y en esa falta de aceptación cree toda una serie de mecanismos para no afrontar lo que me estaba sucediendo y buscar soluciones prácticas. En lugar de ello si me encuentro en esa situación me “levantaré”/afirmaré quien soy dentro de esa enfermedad dándome cuenta que las relaciones que establezca con los demás será la manera de ver cómo me estoy relacionando conmigo mismo. 


Compromisos, aplicaciones practicas

Me comprometo a traerme aquí con lo que estoy viviendo en y como mi cuerpo físico, apoyándome incondicionalmente en la salud y en la enfermedad, ya que ambas son la expresión de mí mismo en el espacio y tiempo de lo que está aquí, como la representación de lo que es el ser humano en la Tierra. Por lo tanto si apareciera alguna enfermedad grave, tendré la oportunidad para integrarla/integrarme no como algo que me está pasando fuera de quien soy, sino precisamente investigar quién soy yo como uno e igual a esa enfermedad. 
Me comprometo a seguir caminado el proceso de integrarme totalmente y no repetir ninguna negación de  ninguna parte de mí mismo en lo físico o en la mente. De manera que si ocurre algún cambio en mi imagen física apoyaré incondicionalmente mi aspecto, ya que podre darme cuenta si es que he creado  algún apego/condicionamiento/personalidad, por lo que lo investigaré para liberarme. Y desde ese punto de liberación buscaré soluciones prácticas, dándome cuenta que la manera en que yo me mire a mí mismo, será la manera en que yo vea a otros. Por lo que no hará falta ocultarme/aislarme sino mirarme tal y como mi organismo es y aparece, y en esa mirada ver todas las cosas por igual.

Me comprometo a no ocultarme de mí mismo ni de los demás ante cualquier cambio o enfermedad que se produzca, sino ser igual dentro como afuera, de manera que todo cambio que pueda suceder en mi físico podré asumirlo como una realidad en la que me voy convirtiendo como ser humano aquí. Entonces se trata de poner los medios para que el organismo encuentre la mayor comodidad para vivir el proceso del cambio.

Me comprometo a no crearme/creerme mundos paralelos como alternativa a los cambios que se puedan producir en mi cuerpo físico causados por la edad o por la enfermedad. Lo que está sucediendo en mi cuerpo físico es cosa de quien soy y como me relaciono conmigo mismo. Así como uno e igual a mi cuerpo buscaré soluciones prácticas y de sentido común para hacerme más sencilla mi existencia, ya que me doy cuenta que negarse la evidencia de la realidad uno tiene que realizar un esfuerzo que solo lleva a un gran sufrimiento inútil, como he podido comprobar y entender. No dándome cuenta que con ese autoengaño no solo se niega la propia realidad sino que se fomenta la mentira, igual a como nos movemos en sociedad. En ello me doy cuenta que cuando vemos mentir a alguna persona pública nos exclamamos de que eso suceda, cuando es uno mismo quien ha colaborado a que la mentira sea la realidad en la que nos relacionamos, comenzando con uno mismo.


Me comprometo a no utilizar como vía de escape la espiritualidad, esoterismo o cualquier visión alternativa de lo que me pueda suceder en mi físico. Pues lo que he visto es que no son una solución concluyente para afrontar lo real, lo físico, sino que es algo en quien uno se convierte a través de una creencia, y como tal es en lo que uno cree ser. Dándome cuenta que ese ser en lo que uno se convierte se mantiene a través de alejarse de lo que está aquí, utilizando los sentimientos y las emociones como energía para mantenerlos. De hecho si nos fijamos la primera técnica que utilizan esas creencias es cerrar los ojos, dando validez a todo lo que ocurra en ese espacio, cuando esas imágenes solo están en la cabeza de uno. Ya que todos sabemos que lo imaginario se encuentra situado al nivel de la relación del sujeto consigo mismo, por lo tanto una ilusión.  Entonces en lugar de ello mantendré los ojos bien abiertos para ver cuáles son los movimientos de mi cuerpo y mi mente, y como se están dirigiendo, de manera que no tenga necesidad de ocultar mi realidad o de crearme lo que no existe aquí.

Gracias, 

Investiga