domingo, 1 de marzo de 2015

519 Sin Dios no hay felicidad, o sí.


Estos días una gran mayoría de ciudadanos españoles nos hemos visto sorprendidos al ver como nuestro Gobierno central ha publicado en el BOE 
(1849 1850), diario oficial del estado español y medio de publicación de leyes de obligado cumplimiento, el currículo de la enseñanza de Religión Católica de la Educación Primaria y de la Educación Secundaria Obligatoria, donde se dan pautas sobre los temas a tratar en esas asignaturas. Estos son algunos de los contenidos a desarrollar en religión:


Dios, padre de la humanidad, quiere nuestra felicidad.
1. Identificar en la propia vida el deseo de ser feliz.
2. Reconocer la incapacidad de la persona para alcanzar por sí mismo la felicidad.
1.1 Toma conciencia y expresa los momentos y las cosas que le hacen feliz a él y a las personas de su entorno.
2.1 Descubre y nombra situaciones en las que necesita a las personas, y sobre todo a Dios, para vivir.
3.1 Valora y agradece que Dios le ha creado para ser feliz
3. Apreciar la bondad de Dios Padre que ha creado al hombre con este deseo de felicidad


Estos contenidos se pueden equiparar perfectamente al nacional catolicismo de la dictadura de Franco (1936-1975), donde España era un estado confesional. Después de la aprobación de la Constitución Española del 1978, el estado se declaró aconfesional, pero como muchos ignoran, aconfesional no es laico:

Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.


Pero a continuación el Tribunal Constitucional hace una interpretación;

La distinción entre la aconfesionalidad y el laicismo del Estado se aprecia en el segundo inciso del precepto mencionado, al establecer que 'los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias de la sociedad española' y, en particular, 'mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones'.


Actualmente en España hay tratados de colaboración entre el Gobierno y la Santa Sede, por ejemplo mediante la financiación a través de impuestos, además de fondos públicos de creyentes, no creyentes y ateos, (donde se puede destinar a fines sociales o a la iglesia católica, pero no a otras iglesias); y también con la judía, con la islámica y con la evangélica. De hecho el estado en 2015 le pagará a la iglesia católica cerca de 160 millones de euros (BOE 30/12/2014), objeto de denuncia de las demás confesiones.


Esta asignatura de Religión es completamente opuesta a la que existía con el anterior gobierno, donde se daba una asignatura sobre la Educación para la Ciudadanía:

La Educación para la Ciudadanía tiene como objetivo favorecer el desarrollo de personas libres e íntegras a través de la consolidación de la autoestima, la dignidad personal, la libertad y la responsabilidad y la formación de futuros ciudadanos con criterio propio, respetuosos, participativos y solidarios, que conozcan sus derechos, asuman sus deberes y desarrollen hábitos cívicos para que puedan ejercer la ciudadanía de forma eficaz y responsable.



En cambio el actual gobierno ha decidido que los estudiantes tengan que optar entre la asignatura de Religión y la de Valores Sociales y Cívicos, entre un sistema de creencias y una educación ciudadana, permitiendo que la iglesia católica enseñe en las clases lo que no puede enseñar en los seminarios, o en sus parroquias por la falta de feligreses y falta de sacerdotes. En estos momentos solo cuenta en todo España con 1.321 seminaristas, de los cuales se ordenan anualmente 130 sacerdotes. Totalmente insuficiente para la feligresía, y por ello se dedican a la importación, cuando siglos atrás eramos exportadores para convertir al cristianismo a los pecadores de otros pueblos, arrasando con sus tradiciones y expoliando sus bienes, especialmente en Sudamérica. De los 18.600 sacerdotes que hay en España, 500 son extranjeros. 

Esta es la situación actual:

Dentro de 30 o 40 años en España no habrá sacerdotes; cada año 200 cuelgan el hábito:
Fallece el doble de los que ingresan al sacerdocio
Hay clérigos con 25 parroquias a su cargo
La edad media de los sacerdotes es de 64 años, edad de retiro para cualquier otra profesión
Sólo el 15% de los españoles menores de 30 años van a Misa y casi nadie se confiesa.


Pero ¿por qué aparece ahora esa normativa para el adoctrinamiento católico que se quiere imponer en las aulas? En primer lugar porque estamos en un año electoral y el partido político en el gobierno es un partido conservador que se nutre de muchos votos de ciudadanos católicos. Y en segundo lugar porque el gobierno tiene a ministros que pertenecen al Opus Dei, y quieren imponer a la ciudadanía una cosmovisión centrada en la figura de un dios salvador que redime a la humanidad, y así delegar la responsabilidad y la propia voluntad, a una voluntad de dios que tiene cuidados especiales, su amor, para los que creen en él. Punto. No hago más comentarios.


Centrándome en el enunciado que ha aparecido en muchos medios “Reconocer la incapacidad de la persona para alcanzar por sí mismo la felicidad” y sin entrar en cuestiones filosóficas o teológicas sobre lo que es en sí la felicidad, mi perspectiva es que no es posible la felicidad de ningún individuo hasta que todos los ciudadanos dispongan de los recursos mínimos para su subsistencia: alimento, vivienda, sistemas de salud y de educación para el desarrollo de sus capacidades. Por lo que el problema de la felicidad no es una cuestión de fe sino de derechos humanos. Si es que nos queremos definir según la declaración universal de los derechos humanos. Por lo tanto hasta que el último ciudadano no pueda ejercer ese derecho no es posible, en sentido estricto, definirnos como individuos felices . En este contexto, la felicidad no es solo un estado de ánimo que uno adquiere al tener lo que desea o disfrutar de una cosa, visión totalmente egoísta del que se aprovecha el sistema monetario para que obtengamos el mayor número de bienes y así vincular la felicidad al dinero, sino que la felicidad consiste en el disfrute de los bienes de la naturaleza, de los bienes y servicios que producimos para todos en igualdad, para cada uno encontrarse en las mismas condiciones para desarrollar su máximo potencial.


Entonces la felicidad no será patrimonio del estado anímico de unos cuantos por encontrarse en situaciones privilegiadas de cuna/lugar y familia de nacimiento o de posibilidades, sino algo que pertenece al patrimonio de la humanidad en su conjunto, y solo puede disfrutarse en su plenitud cuando el último de los individuos lo haya alcanzado. Entiendo que en eso consiste “traer el cielo a la tierra” y en “hacer de la tierra un paraíso”, y no en hacer proselitismo de una creencia que lo que se pretende es imponerse, tal cual en la educación básica.

Gracias




Investigar:

DIP Lite  http://life.desteniiprocess.com                                                                                

Curso Gratuito de Apoyo a Uno Mismo donde con el apoyo de un buddy que es un individuo que ha caminado el curso y proceso también puede apoyar a cualquiera con interés de apoyarse a sí mismo a conocer y aprender las herramientas del perdón a uno mismo y la escritura como medio de corrección para la vida de uno. Únete hoy mismo y comienza tu Camino hacia el Cambio! 

Desteni I Process: http://desteniiprocess.com
Desteni I Process es el Proceso Pro (Avanzado) con respecto al descubrimiento y corrección de uno mismo. Nos enfocamos en asistirte a descubrirte y así decidir qué quieres cambiar de ti mismo, mejorar tu vida y tus relaciones con los que te rodean y como parte del mundo. 

Foro en Español: http://desteni.org/esp/forum/index.php                                                                   
para mayor asistencia, compartir dudas, comentarios así como entender más sobre el mensaje de Desteni 

Únete en Facebook:  https://www.facebook.com/groups/Deste ..